4/04/2010

INTERVENCIÓN EN PROCESOS DE DUELO. GUIA PARA PADRES.




Los niños son una víctima muy especial de los atentados. Algunos los sufren directamente: la muerte de un familiar, padres, hermanos, tíos, etc.… o de compañeros de colegio, supone en su vida una ruptura difícil de asimilar. Pero todos los niños de España se están enfrentando a una situación y a unas imágenes enormemente duras e incomprensibles. Vamos a plantear algunos consejos dirigidos a padres y familiares para ayudarles a afrontar esta situación.

¿QUÉ DECIR A UN NIÑO?

-Nunca mentir. No se le puede decir que han chocado unos trenes, o que su padre se ha ido de viaje y tardará mucho en volver. Pensemos que el niño no es tonto ni sordo, y probablemente va a conocer la verdad a través de otras personas, a veces de manera más cruda y más dolorosa. Cuando esto sucede se siente engañado. Si hay alguna mala noticia que dar al niño, ¿no es preferible que lo hagan las personas a las que el niño quiere y en las que confía?

-Decirle sólo aquello que el niño pueda entender. Debemos tener en cuenta la edad del niño y su nivel de comprensión, tan absurdo sería dar explicaciones excesivas a un niño de 3 años como, evitarlas en uno de 11.

-No dar más información que la que el niño necesite y pueda asumir. En general es el propio niño el que marca los límites, preguntando más o cambiando de tema.

-Siempre responder a las preguntas que nos haga el niño sobre lo que ha pasado. Cuando se trata de la muerte de alguna persona próxima, puede ser que no se atreva a preguntar, y en ese caso, aunque no pregunte hay que decírselo.

¿CÓMO DECIRSELO?

-Con naturalidad, sin buscar situaciones solemnes o revestir los hechos de un dramatismo añadido.

-Poco a poco, explorando lo que el niño ya conoce y lo que piensa o teme. Para las noticias mas graves se pueden fraccionar, de manera que pueda ir asimilando poco a poco, primero el atentado, luego que hay personas de su familia heridas y luego que han muerto.

-Con el tono emocional adecuado. El niño puede y debe percibir que los adultos están tristes, o que lloran, que lo sienten tanto como él, pero que no han perdido el control. No se pueden decir delante del niño cosas como “yo también me quiero morir” o “¿qué va a ser de nosotros?”.

-Buscando, difícil de encontrar en este caso, algún aspecto positivo que sirva de consuelo, del tipo de “no sufrió nada”, si es que estamos hablando de un fallecimiento en el acto; o de que la masacre podía haber sido mayor y hubo suerte en el retraso del tren, si le estamos explicando el atentado.

-Brindando siempre el mayor apoyo emocional, el niño debe sentirse apoyado y querido.



¿QUIÉN DEBE HABLAR CON EL NIÑO?

-Las personas mas próximas, si necesita ayuda profesional para hablar con el niño pídala, pero piense que el siempre preferirá que se lo digan su padre, madre o seres más próximos.

¿QUÉ REACCIONES PUEDE TENER EL NIÑO?

-Muchos niños pequeños, sobre todo los menores de 7 años, reaccionan sin respuesta emocional, por ejemplo preguntando si se pueden ir a jugar ya. A veces no lloran ni exteriorizan sus sentimientos.

-Con frecuencia también en los más pequeños, surge una pregunta o comentario “egoísta” del tipo “¿y ahora quien me ayuda a mí a hacer los deberes?”.

-Es muy frecuente en niños de todas las edades que rechacen en los días sucesivos hablar o comentar lo ocurrido, e incluso en los más pequeños, que se comporten como si no hubiera pasado nada.

-Reacciones frecuentes, incluso en niños, que no hayan tenido víctimas en su entorno, son las pesadillas, los terrores nocturnos y las preguntas y preocupaciones de los pequeños sobre la muerte.

Todas estas reacciones son respuestas normales a este tipo de situación, siempre que no sean excesivas o duren demasiado, (más de un mes), en ese caso observe a su hijo y consulte con un profesional.

¿CÓMO ABORDAR EL HECHO DE LOS ATENTADOS?

-Informe a su hijo, adaptando para esta situación lo expuesto en los apartados anteriores.

-Es una buena ocasión para transmitirle algunos valores, como la solidaridad: enseñarle a que aprecie las conductas solidarias de tantas y tantas personas. Muchos niños querrán “colaborar” de alguna manera, con flores o dibujos los mas pequeños, o asistiendo a las manifestaciones con los mayores.

-Explique claramente a los niños más pequeños su condena de lo ocurrido. No se trata de asustarles, sino de que sepan claramente lo que usted piensa.

-Y por favor, evite que vean constantemente imágenes de cadáveres y heridos de los medios de comunicación, especialmente de la televisión y, si no lo puede evitar, enséñele a respetarlas.




CONSEJOS PARA EL BIENESTAR

Los niños y las tragedias
Las tragedias pueden ocurrir de golpe y sin advertencia. Dichos sucesos pueden ser aterradores para los adultos, pero para los niños son traumáticos si no saben qué hacer. Los niños se pueden poner angustiados, confundidos o miedosos. Es importante darles orientación que les ayude a aminorar sus miedos como consecuencia de un evento traumático.
Los niños y su respuesta al desastre
Los niños dependen de rutinas cotidianas. Se despiertan, desayunan, van a la escuela, y juegan con sus amigos. Cuando las emergencias o desastres interrumpen su rutina, los niños se pueden poner ansiosos. En caso de desastre, buscarán la ayuda de usted y de otros adultos. La manera en que usted reacciona a sucesos trágicos les da una pista de cómo actuar. Si usted reacciona con alarma, un niño puede tener más miedo.

Los sentimientos de miedo son sanos y naturales para los adultos como para los niños. Pero como adulto, usted necesita permanecerse en control de la situación. Enfóquese en las necesidades emocionales de su hijo preguntándole en qué está pensando principalmente. Lo que usted responde durante estos momentos puede tener un impacto duradero.

Tenga presente que después de un suceso trágico, lo que más temen los niños es que:

-La tragedia volverá a suceder.
-Alguien se lastimará o se matará.
-Ellos quedarán separados de la familia.
-Se les dejará solos.

Para ayudar a los niños a que se recuperen de un desastre

-Manténgase reunida a la familia. Mantenga reunida a la familia lo más que se pueda e involucre a los hijos en lo que está haciendo para restablecer a la familia.
-Explique la situación firmemente y con calma. Hasta donde pueda, cuente a los hijos lo que sabe del desastre y lo que se está haciendo como consecuencia de los sucesos.
-Anime a los niños a que hablen. Deje que los niños hablen acerca de la tragedia y que hagan cuantas preguntas quieran. Anímelos a que describan lo que sienten. Ponga atención a lo que dicen. Si es posible, incluya a toda la familia en la práctica.

HACIENDO FRENTE A LAS REACCIONES DE LOS NIÑOS
Cómo ocuparse del temor y la ansiedad.

-El temor es una reacción normal a todo peligro que amenace la vida o el bienestar.
-Después de un desastre, un niño puede sentir temor de la reincidencia de la lesión o hasta la muerte, de ser separado de su familia, o ser dejado solo.
-Los padres tienen la tendencia a ignorar las necesidades emocionales del niño una vez que se cercioran de que nada “grave” le ha sucedido a la familia.
-¡Se debe reconocer cuándo un niño siente temor y está muy asustado!
-Un primer paso para los padres es comprender la clase de temor y ansiedad que experimenta un niño.

Consejo para los padres
-Es muy importante que la familia permanezca unida.
-El niño necesite el consuelo de sus palabras así como el de sus acciones.
-Escuche lo que le diga el niño acerca de sus temores.
-Escuche cuando le diga él (ella) lo que siente, lo que piensa de lo que sucedió.
-Explíquele al niño, tan bien como sea posible, acerca del desastre, y acerca de los hechos conocidos; de nuevo, escúchelo.
-Los temores no necesariamente tienen que desestabilizar las actividades del niño o de su familia.
-Los padres deben de indicarle al niño que ellos mantienen el control, ellos deben de ser comprensivos pero al mismo tiempo firmes y dar respaldo, y deberán tomar decisiones por el niño.
-Es natural que un niño quiera estar junto a sus padres y que los padres lo quieran tener cerca.
-Los padres también deben estar conscientes de sus propios temores e inseguridades y el efecto que éstos pueden tener en el niño.
-Los niños responden al halago y los padres deben hacer un esfuerzo deliberado de no enfocarse en el comportamiento inmaduro del niño.

¿CÓMO PUEDEN LOS PADRES RECONOCER CUÁNDO BUSCAR AYUDA PROFESIONAL?

Es hora de buscar ayuda si:
-continúa un problema de sueño por más de unas cuantas semanas
-no disminuye el comportamiento demasiado apegado.
-se empeoran los temores.

ASPECTOS GENERALES

Las experiencias traumáticas acontecidas antes de los 11 años de edad generan tres veces más problemas emocionales y conductuales, que si acontecen en edades posteriores.

El impacto psicológico de esas situaciones, tiende a persistir y se hace mayor con el paso del tiempo.

Los padres tienden a subestimar la intensidad y duración de las situaciones estresantes de sus hijos.

Estas reacciones varían en función de la edad, capacidad intelectual, personalidad y aspectos sociales.

El impacto que los adultos dejan en los niños a los que cuidan, tienen un efecto tremendo en su capacidad para recordar las experiencias traumáticas.

La naturaleza traumática de una muerte puede generar indefensión en los niños.

Los problemas más comunes generados por el estrés post traumático y otras formas de ansiedad son el duelo, la depresión, la conducta agresiva y desafiante, síntomas físicos, baja de la auto-estima y dificultades académicas y sociales.

POSIBLES REACCIONES DE LOS NIÑOS ANTES DEL SÍNDROME DE ESTRÉS POSTRAUMÁTICO.
Muchos de los niños que desarrollan el síndrome o algunos de sus síntomas, lo hacen en las primeras semanas o meses después de la experiencia traumática. La gravedad de los síntomas tiene implicaciones en el pronóstico. Los síntomas moderados y severos, tienen peor pronóstico:
1-Miedo, tensión y ansiedad por sentirse seguros ellos mismos y los demás (los más pequeños tienden a colgarse a los adultos y los mayores, pueden incluso tener falta de seguridad con cualquier sensación de vulnerabilidad.
2- Miedo a que pueda producirse otra vez la situación traumática (los más mayores pueden sentir temor ante situaciones de violencia escolar y/o culpar a las guerras de las consecuencias del terrorismo).
3- Cambios en la conducta:
-Incremento del nivel de actividad.
-Descenso de la atención y de la concentración.
-Brotes de agresividad (los más pequeños en forma de rabietas).
-Aumento de la irritabilidad con sus amigos, familiares, adultos y determinadas situaciones o eventos.
-Tartamudez.

4- Cambios en el rendimiento académico (normalmente bajan sus calificaciones, aunque los más mayores pueden tener un mayor absentismo escolar).
5- Síntomas físicos (dolores de cabeza, de estómago o calambres en las extremidades).
6- Cambios en el sueño (los más pequeños suelen tener pesadillas relacionadas con el trauma).
7- Cambios en el apetito.
8- Decremento en el interés por las actividades que antes eran de su agrado.
9- Aumento de conductas negativas (desafíos o provocaciones) y emociones (tristeza, enfado, miedo).
10- Aumento de la sensibilidad ante determinados ruidos (sirenas, aviones, tormentas...).
11- Odio o intensos estados de ira (los pequeños lo demuestran en sus juegos).
12- Reiteración en las mismas preguntas o discusiones (más comunes en los pequeños)
13- Los alumnos de E.I. y del Primer Ciclo de E.P. pueden manifestar conductas regresivas, tales como (chuparse el dedo, mojar la cama, hablar como un bebé o manifestar rabietas).
14- Los de los ciclos superiores, ESO, e incluso Bachillerato, se pueden mostrar como menos sociables con los compañeros.
15- También pueden manifestar ideas repetitivas acerca de la muerte, incluido el suicidio.
16- Por último, estos últimos también pueden abusar de algunas drogas (tabaco, alcohol, hachís....) y manifestarse sexualmente promiscuos.

CÓMO DEBEN ACTUAR LOS PROFESORES Y FAMILIARES CON LOS NIÑOS QUE HAN PADECIDO UNA EXPERIENCIA TRAUMÁTICA.

No es preciso que haya sufrido el ataque de manera directa. Si ha perdido a su padre, madre o hermano/a, puede sufrir igualmente las consecuencias. Lo más importante es actuar de la manera más rápida posible para evitar los efectos del estrés post-traumático.

1. El estrés postraumático puede aparecer en forma de ansiedad, depresión y de otros trastornos, que deberán ser tratados, si llega a aparecer el síndrome. Téngase en cuenta que el tiempo de aparición puede ser incluso muy posterior a los tres meses después de la tragedia.
2. De manera inmediata conviene enseñar al niño/a a relajarse, y a modificar sus pensamientos negativos por otros positivos.
3. Así mismo, debe expresar sus sentimientos y opiniones, sin “tragárselos”.
4. Es importante que se utilicen técnicas encaminadas a desviar su pensamiento hacia aspectos más constructivos o de distracción: Jugar, realizar ejercicio físico o apuntarle a algún deporte de equipo puede ser una solución ideal.
5. Una característica bastante común es el culparse a sí mismos del desastre o de la pérdida de sus seres queridos. Es pues importante enseñarle a que no lo haga.
6. Aunque las diferentes televisiones y medios deben cubrir la información, es importante que los niños y niñas permanezcan alejados de la misma cuando repitan imágenes relacionadas con el atentado terrorista.
7. Dadas las posibles reacciones tan diferentes apuntadas o el reparto anterior, es preciso que si aparece algún rasgo aislado o se den varios de manera conjunta, los afrontemos de la manera más precoz posible.

DUELO INFANTIL

INTRODUCCIÓN:

El anhelo del hijo por el padre muerto es especialmente intenso y penoso, sobre todo cuando las cosas se vuelven más difíciles de lo que eran antes. Ante la noticia de pérdida de un padre algunos niños lloran otros, en cambio, no. La tendencia a llorar se manifiesta poco en niños menores de 5 años y en los mayores de 10 es prolongada.
Al igual que los adultos, algunos niños tienen en ocasiones imágenes vividas del padre muerto, las que están vinculadas con la esperanza de su regreso.
Cuando las condiciones son favorables, el duelo se caracteriza por recuerdos e imágenes de la persona muerta, además de tristeza por su muerte.
En el duelo patológico, el niño tiene dificultades para expresar lo que siente, generalmente se debe a que los padres reprimen sus sentimientos, o porqué no saben como ayudar al niño a superar esto.
Luego de la pérdida de un padre se debe estar atento al comportamiento o reacción de un niño para poder ayudarlo a tiempo y evitar que algún tipo de conducta desadaptativa se fije en él.
Finalmente, creemos que sería importante el pronto inicio de una investigación seria en este campo ya que la bibliografía e información son escasos, lo que puede presentar problemas al clínico en un caso de éstos, ya que tendría que actuar en forma experiencial lo que implica un gran gasto de energía tanto para él como para el paciente.

ASPECTOS QUE INFLUYEN EN LA SITUACIÓN DE DUELO.

El camino que tome el duelo, esta profundamente influido por la manera en que sea tratado, el padre sobreviviente, por sus parientes y amigos durante las semanas y meses que sigan a la pérdida.

1.- Lo que se le dice al niño y cuando se le dice:

Los adultos suelen estar presentes cuando muere un deudo o pariente, si no lo están, la información le llega de todas maneras en forma pronta. En cambio, en nuestra sociedad, esto no ocurre con los niños, y la información suele llegarles en forma tardía y equívoca. Debido a esto muchas veces la respuesta del niño no está en consonancia con lo ocurrido.
Cuando muere uno de los padres, casi siempre es el progenitor sobreviviente el que informa a los hijos de éste hecho, lo que obviamente es un paso penoso y difícil.
En la mayor parte de los casos, está información se entrega en forma inmediata, pero en algunos llega a postergarse por semanas e incluso meses.
Generalmente, se le informa al niño que el padre muerto se ha ido de viaje o que está en el hospital. El padre sobreviviente es muy llevado a decir, también al niño, que el otro se fue al cielo, esto en una familia devota no presenta mayores dificultades, pero cuando la familia no lo es se crean dificultades pues hay una discrepancia entre lo que el padre cree y lo que se le dice al niño. En este caso, el cielo, para el niño, no pasa a ser diferente de otros lugares físicos como Rancagua, Arica, etc., y el niño comienza a preguntar donde queda este lugar, quienes viven ahí, etc. El niño, suele creer entonces que el padre muerto regresará pronto; Ej.: a un niño de 4 años le dijeron que su padre muerto se había ido al cielo, el día de su cumpleaños lloró porque este no llegó a verlo.
Otra explicación que se les da a los niños cuando muere alguien es que esta persona se ha ido a dormir, el niño no entiende que se trata sólo de una metáfora y para él, el irse a dormir, pasa a convertirse en un hecho peligroso.
Ahora bien, los dos tipos de informaciones decisivas que se le deben entregar al niño son:
-El padre muerto no regresará.
-El cuerpo se encuentra sepultado bajo tierra.
Esta información es difícil de entregar porqué el padre sobreviviente busca proteger al hijo de la impresión de muerte y de la situación de duelo.
Por lo común no se lleva al niño al entierro, y si se lo lleva, no se le explica la razón de estar ahí; Ej.: dos hijos son llevados al entierro de uno de sus padres, pero ellos no sabían que es lo que estaba sucediendo allí, ni tampoco se atrevían a preguntar.
Se debe tener en cuenta que los niños interpretan rápidamente los signos, y cuando un padre teme expresar sus sentimientos, los hijos también reprimen los suyos y dejan de hacer preguntas al respecto, por este motivo algunos niños suelen negar la muerte de un padre.
- Lo que se debe hacer.
-El 1º paso consiste en brindar apoyo al padre sobreviviente de manera tal que pueda reflexionar sobre lo ocurrido. Se le debe ayudar a expresar sus sentimientos e impulsos, de esta manera el duelo toma un camino sano. Una vez producido esto, se hace menos dura la tarea de incluir a los hijos en el proceso de duelo.

-El padre y los hijos pueden expresar en común sus sentimientos.

-Finalmente debe considerarse que sólo patologías y confusión nacen al ocultar la información de muerte a un niño, o cuando se reprimen sus sentimientos. Sólo cuando se les da información verdadera y el apoyo necesario, los niños son capaces de asumir y responder al duelo en forma realista y sana.

2.- Ideas del Niño sobre la muerte:

Las ideas de muerte de un niño derivan de sus tradiciones familiares y de la relación con su grupo de pares.
Los niños comienzan a preguntar sobre la muerte cuando ven a un insecto o a un ratón muerto; es importante, en este momento, responder todas sus dudas para que se forme en él una adecuada idea de muerte. Lo más importante es decir al niño desde pequeño que todos vamos a morir algún día, que esta es una ley de la naturaleza y que en este momento es natural sentir pena y deseos de que esa persona regrese con nosotros.

3.- Consideraciones Favorables al Duelo

Siempre que las condiciones sean favorables, todo niño va a llorar a un padre desaparecido, igual que en el duelo sano del adulto.
Las condiciones para el duelo infantil no son tan diferentes a las del duelo del adulto. Las más significativas son:

-Que haya mantenido una relación razonablemente segura y afectuosa con sus padres antes de sufrir la pérdida.

-Que se le dé información precisa sobre lo ocurrido, que se le permita hacer toda clase de preguntas y se le conteste del modo más honesto posible, que participe en la aflicción de la familia e incluso en las ceremonias fúnebres.

-Que cuente con la consoladora presencia del padre sobreviviente, sino es posible, de un sustituto de confianza y que tenga la seguridad de que esa relación habrá de continuar.

Reconocemos que en la realidad estas condiciones son difíciles de reunir. Después de la muerte de un padre, el niño o el adolescente generalmente anhela su presencia con tanta persistencia como un adulto, a veces abriga la esperanza de que el padre desaparecido pueda volver, otras veces reconoce de mala gana que eso no puede ser y se pone triste. A veces se puede comprobar que experimenta una viva sensación de la presencia de la persona muerta. Puede tener estallidos de cólera por la pérdida sufrida y en otros sentimientos de culpabilidad, también teme que el padre sobreviviente muera, es decir el resultado de una pérdida es temer sufrir otra pérdida. A menudo se encontrará ansioso y tendrá conductas difíciles de comprender.
Cuando menor es el niño menos posibilidades hay de que el duelo se parezca al de un adulto. Cuando las condiciones son favorables, el duelo de los niños se caracteriza por recuerdos e imágenes persistentes de la persona y por repetidos accesos de anhelo y tristeza, especialmente en reuniones de familia y aniversarios o cuando una nueva relación empieza a marchar mal, esto es importante cuando se espera que un niño con duelo establezca una nueva relación. El niño debe aprender a diferenciar la relación anterior de la nueva para que éste prospere, esto es más decisivo aún cuando se trata de una nueva figura parental, pues surgen las comparaciones que son inevitables y penosas.
El niño responderá mejor a los nuevos rostros si el padre sobreviviente y/o la nueva figura parental son sensibles al recuerdo del niño por la relación anterior.

4.- Respuesta a la Partida

El niño frente a la pérdida reacciona de diferentes maneras, algunas de las respuestas a la pérdida que tienen implicaciones prácticas son la ansiedad, cólera y culpa:

La ansiedad: Un niño que sufrió una pérdida teme sufrir otra. Esta actitud lo hará especialmente sensible a toda separación de la figura que cumple con las funciones de maternidad y también a cualquier hecho que le parezca indicar otra pérdida, es propenso a buscar consuelo en algún juguete viejo o manta, algo esperable a su edad.

Cólera o ira: Algunos niños pequeños que pierden a un padre se ponen extremadamente furiosos por el hecho. Suelen pasar inadvertidos y por lo tanto no se consignan, especialmente cuando la cólera se expresa de manera indirecta.

La culpa será abordada más adelante.

PÉRDIDA EN LA NIÑEZ Y TRASTORNO PSIQUIATRICO

Cuando las condiciones de duelo son desfavorables, los niños a los que se les murió un padre suelen convertirse más que otros en pacientes psiquiátricos. La sintomatología dependerá de la forma en que fue elaborado el duelo. Estos niños muestran extremada pesadumbre emocional durante la primera parte de la vida adulta.
Se ha hecho un estudio con la intención de seguir la evolución de niños que sufrieron una perdida hasta sus 30 años y compararlos con la evolución de niños que no sufrieron ninguna pérdida.
Existe una significativa correlación entre el sexo del niño remitido a tratamiento y el sexo del padre muerto. Es más frecuente en niñas que se les murió la madre, y en niños que se les murió el padre. Los síntomas y problemas presentados por los niños suelen, a si mismo, tomar la forma de enfermedades neuróticas o trastornos neuróticos, como conducta antisocial o delincuencia.
Los factores posteriores a la muerte son tan o más importante que la muerte misma en cuanto a la aparición de la misma. La mayoría de los procesos patológicos son el producto de la interacción de condiciones adversas posteriores a la pérdida con los procesos de duelo puestos en marcha por ello.

De todas las atribuidas a la pérdida temprana la conducta suicida es al que más aparece en el testimonio, otras son:
-Mostrar alto grado de apego ansioso (sobre dependencia).
-Desarrollar afecciones depresivas de gravedad que llegan incluso a calificarse como psicóticas.

Con respecto a las depresiones, las ideas suicidas son más elaboradas y persistentes que en los otros grupos (separación y divorcio), muchas veces les resultaban difíciles de controlar por lo que buscan ayuda para protegerse. Muchos de los intentos suicidas estaban precedidos por la pérdida o por la amenaza de una pérdida de una persona importante para ellos.

1.- Motivos que conducen al suicidio:

1. El deseo de reunirse con una persona muerta.
2. El deseo de vengarse de una persona muerta por haberse ido, deseo que puede tomar la forma de deseos asesinos contra uno mismo suscitados por una persona que se ha ido o bien deseos de abandonar a otra persona en represalia.
3. El deseo de destruir el sí-mismo a fin de acallar un abrumador sentimiento de culpa por haber contribuido a una muerte.
4. La sensación de que la vida no vale la pena de ser vivida sin ninguna futura perspectiva de una relación amorosa con otra persona.

2.- Motivos para hacer una amenaza de suicidio:

1. El deseo de obtener una respuesta solícita de una figura de apego a la que se siente negligente; éste es el bien conocido grito de ayuda.
2. El deseo de castigar a una figura de apego para obligarla así a ser más atenta.

VARIEDADES PATOLÓGICAS:

1.- Ansiedad Persistente.
A) Temor a sufrir otra pérdida:
Quienes pierden a un padre temen perder también el otro, ya sea por abandono o por muerte. Esto puede evitarse si es que se le explica en forma clara al niño la causa de muerte del otro padre, respondiendo, además todas sus preguntas al respecto.
También deben evitarse observaciones que directa o indirectamente hagan al niño sentirse responsable de la muerte del padre o del estado de salud del sobreviviente.
Otra cosa que generalmente no se considera, es el efecto que tienen en un niño las palabras del padre sobreviviente cuando dice que la vida ya no vale la pena vivirse, o cuando expresa ideas suicidas.
En el niño es inevitable el temor de ser abandonado cuando uno de los padres muere, esto se incrementa si se deja al niño con algún deudo o extraño por algún tiempo.
La patología comienza cuando no se reconocen los temores del niño de que pueda suceder tal cosa, y se agrava cuando son rechazados o reprimidos por el padre sobreviviente.
B). Temor de morir también:
Este tipo de razonamiento es bastante natural, aunque sea equivocado. Como los niños se identifican con el padre del mismo sexo, suelen creer que cuando muere el padre del mismo sexo, deben morir ellos también.
Otro problema es que los niños suelen asociar la muerte con algún hecho cercano y tratan de evitarlo, en lo futuro, para no morir; Ej.: A una madre embarazada se le detecta un cáncer y, debido a su estado y a que este cáncer se encontraba muy avanzado, la madre muere. Tiempo después la hija manifiesta, en el colegio y en la casa, que no desea tener hijos y que cuando sea grande va a ser monja. Una vez en terapia la niña manifiesta que este temor se debe a que ha asociado el embarazo con la muerte.

2.- Esperanzas de reunión y Deseos de Morir El También:
Es común que los niños guarden la esperanza de reunirse con el padre muerto. Esto se manifiesta de dos maneras:

-O bien cree que el padre muerto regresará a este mundo.
-O bien, el niño desea morir para reunirse con él. Estas se ven fortalecidas por circunstancias como:
-Promesas hechas por el padre muerto y que no alcanzó a cumplir, y
-Tener buenas relaciones con el hijo, y luego de la muerte, el cuidado y afecto se vuelven penosos y desdichados para el niño.

3.- Persistencia en Culpar o Culparse.
Es muy fácil que un niño le eche la culpa a algo o alguien (incluso a sí mismo) por la muerte de uno de los padres, esto se debe a dos razones:

-En general un niño no tiene ideas claras sobre lo que causa la muerte.
-Los niños asignan gran importancia a lo que ven, a lo que oyen, o a lo que se les dice.
El 60% de los niños se culpa, o culpa al padre por la muerte del otro. Un niño se echará la culpa si el padre que muere o el padre sobreviviente trataron de controlarlo diciéndole que su conducta estaba enfermándole o que sería la causa de su muerte, así mismo cuando oye que un padre amenaza a otro.

4.- Hiperactividad:
Cuando un niño se muestra excesivamente activo o agresivo, resulta difícil asociar esto con la pérdida de uno de los padres. Los niños suelen responder de esta manera cuando el padre sobreviviente no demuestra cariño por el niño o cuando ambos se llevan mal.
Esta respuesta se da cuando se es incapaz de una adecuada respuesta de duelo, también se da en adultos por esta causa.

5.- Compulsión a Entregar Cuidados y a Confiar en Sí Mismos:
Se da cuando se hace sentir responsable al niño de los cuidados de un padre. También cuando el niño ha sido cuidado en forma inapropiada; luego de mostrarse triste y de anhelar amor y apoyo, se preocupa intensamente de la tristeza de otros y se siente impulsado a hacer lo posible por ayudarlos y sostenerlos; Ej.: Un niño que, luego de la muerte del padre, siente que debe ocupar el vacío dejado por éste.

6.- Euforia y Despersonalización:
Cierto grado de euforia es común en niños que no han pasado por el adecuado proceso de duelo, algunas veces parece probable que se deba a una expresión de alivio por quedar ahora anuladas las molestas restricciones impuestas por el padre muerto. También se da porqué los niños manifiestan que no quieren estar tristes, el razonamiento es que la persona feliz no muere.
Otro motivo para presentar euforia, se debe a lo descrito por Mitchel en 1966: “La característica más típica de la persona muerta es su inmovilidad, por lo tanto es natural que un niño que tema morir se mantenga en constante movimiento. Incluso la idea de mantener con vida a otras personas contribuye a esta respuesta”.

7.- Síntomas Identificatorios y los Accidentes:
Particularmente notorios son aquellos casos en que la pérdida se manifiesta en síntomas que son la réplica de aquellos que tuvo la persona muerta; Ej. Un niño, que perdió a su madre producto de un ataque al corazón, manifiesta constantemente que le duele el pecho y que necesita de un médico, sin que se le haya detectado nada en los exámenes que se le han practicado.
Muchos clínicos creen que aquellos niños que han sufrido una pérdida son más proclives a sufrir un accidente que otros, muchos antecedentes circunstanciales apoyan esta tesis, aunque no se ha hecho un estudio serio al respecto.

PERDIDA EN LA CONDUCTA DEL PADRE SOBREVIVIENTE CON LOS HIJOS

Viudas: Cuando un padre muere es inevitable que cambie el modo de tratar a los hijos del sobreviviente, pues ahora se encuentra en un estado de aflicción y además es el único responsable de los hijos. La madre sobreviviente debe desempeñar dos roles.
La muerte modifica todos los planes y esperanzas del futuro y precisamente cuando un niño está más necesitado de afecto, paciencia y comprensión de los adultos que están a su lado, éstos no se encuentran en condiciones de brindárselo. Una de las posibilidades que se presentan es la de enviar a los niños a otra parte, otra forma frecuente de reaccionar es la contraria, es decir, que el padre busque consuelo para sí en los hijos, en estos casos los hijos suelen compartir la cama con el padre sobreviviente. También es común que se abrume al niño con responsabilidades o exigencias demasiado elevadas que no le son fáciles de llevar, en otros casos se le exige al niño que sea una replica del padre muerto, asimismo se observa ansiedad y preocupación por la salud del niño y de la propia.
Ansiosa y emocionalmente inestable una viuda suele ser excesivamente laxa en los modos de disciplina con los hijos, pasando frecuentemente de un extremo a otro, o sea puede llegar a ser muy estricta también.

Viudos: Cuando se trata de hijas, los padres viudos suelen exigirle demasiado en cuanto a la compañía y el consuelo. Cuando se trata de hijos pequeños, el padre encarga el cuidado de los hijos a otra persona y los ve menos.
Finalmente, muchas de las dificultades que experimentan los niños luego de la pérdida de uno de los padres dependerán de la conducta del padre sobreviviente con ellos.







INTERVENCIÓN TERAPEUTICA

-Rectificación de las fantasías de muerte.
-Trabajar la idealización del padre muerto.
-Terapia familiar:
a) Trabajar la elaboración de su propio duelo.
b) Aceptar al niño tal cual es, sin asignarle funciones del difunto.
c) Eliminar los beneficios secundarios que obtiene el niño en relación con el manejo de la pérdida.
d) Colaborar en la desidealización del padre muerto.
e) Aceptar las emociones que se vivencian en relación al padre muerto.


ETAPAS DEL PROCESO DE DUELO


1. NEGACIÓN EMOCIONAL: La persona necesita defenderse y por eso niega la pérdida del ser querido. Aparece una fase de shock, en donde no son capaces de reaccionar ante el acontecimiento. La persona sabe intelectualmente que ha perdido a su ser amado pero no lo ha integrado emocionalmente. Incluso las personas que reaccionan con llanto y gritos de dolor intenso no significa que lo hayan integrado completamente.

2. PROTESTA. REBELDÍA: El enfado surge porque hay una necesidad de protestar contra alguien o algo (el médico, el coche, un pariente, el conductor...)

3. TRISTEZA. PENA: En esta fase ya se evidencia que la pérdida es inevitable. Se caracteriza por:

- La persona siente tristeza y necesita llorar.
- Pueden coexistir otros sentimientos como miedo, ansiedad, culpabilidad...
- Se reactivan duelos anteriores y se suman a la situación presente.

4. ACEPTACIÓN: Existe una aceptación tanto a nivel intelectual como emocional. Normalmente se necesita entre dos y tres años para elaborar el duelo.


¿CÓMO EXPERIMENTA EL DUELO UN NIÑO?

El proceso de duelo es algo diferente al del adulto. Se encuentra directamente ligado a la edad del niño.
-Para un niño menor de cuatro años la idea de muerte es reversible y se identifica con el morir.
-Entre los cuatro y doce años entienden mejor que alguien deje de vivir, pero les queda la idea de que la persona no se ha perdido para siempre, de que volverán.
-A partir de los doce años, suelen hacer el mismo proceso que los adultos.



ETAPAS DEL DUELO EN EL NIÑO

1. Miedo y tristeza.
2. Rabia y cólera.
3. Agresión.

Suelen aparecer comportamientos que manifiestan agresión. Suele manifestarse en la escuela, en dónde se observa pérdida de interés por el estudio, fracaso escolar, comportamientos antisociales....


¿QUÉ NECESITA EL NIÑO EN PROCESO DE DUELO?

INFORMACIÓN
Necesitan información respecto a la muerte y sobre lo que ocurre con el cuerpo. Las respuestas deben ser simples y decir la verdad. Debemos contestar a sus preguntas. No esconder la información que demandan pero tampoco darles más de la que necesitan.

EXPRESAR SENTIMIENTOS
Preguntarles sobre lo que sienten, explicándoles que todos esos sentimientos son normales y adecuados. También hablar de la diferencia de cada persona para expresarse: unos lloran, otros se callan, otros gritan, otros se quedan paralizados....

DESCULPABILIZAR
Muchas veces el niño cree que algún comportamiento suyo podría haber evitado el suceso o sienten que ha ocurrido porque ellos han sido malos. Debemos repetirles que no ha sido culpa suya.

OFRECERLE APOYO SOCIAL
Es necesario que los niños puedan contar con el soporte social que precisen. En ocasiones serán los tíos, primos u otros parientes los que deban encargarse de ellos cuando los padres se muestren demasiado afectados emocionalmente.

RESPETAR SU RITMO PERSONAL
No debemos forzar al niño si no quiere ir, ver o hacer una cosa, pero tampoco le privaremos si quieren estar presentes o acercarse a la persona fallecida.


¿CÓMO SUPERAR LA PÉRDIDA? ¿QUÉ QUIERE DECIR HACER EL DUELO?

HACER EL DUELO QUIERE DECIR:

-Reconocer la pérdida.
-Darse cuenta de que el duelo es algo normal.
-Darse permiso para estar en duelo. Aceptarse.

-Hablar sobre la pérdida, tan frecuentemente como sea posible y expresar lo que se siente y qué dificultades experimentamos. Buscar, como mínimo, cinco personas con la que podamos compartir de forma próxima y protegida. -Aceptar el dolor de la pérdida.
-Repetirse a sí mismo: no estoy solo
-Comprender la naturaleza y las dimensiones de la pérdida. Una pérdida que está influenciada por las pérdidas anteriores, puede conllevar un sentimiento de soledad, culpabilidad, de ausencia de sentido...
-Aceptar y resolver la pérdida.
-Darse un tiempo para curar.
-Acordar con uno mismo descansar.
-Dejar para más tarde la toma de decisiones importantes.
-Buscar y aceptar el soporte y cuidados de otra gente para uno mismo.
-Tener presente que seremos vulnerables durante un tiempo (semanas, meses o años).
-Rodearse de seres vivos: plantas, animales y personas.
-Escribir afirmaciones positivas: es para neutralizar pensamientos destructivos.
-Sería útil averiguar lo que es importante para uno mismo, lo que nos puede hacer sentir bien... Ponerlo en práctica.
-Estructurarnos el tiempo: Hacer una organización de actividades y de reposo con la finalidad de mantenernos activos.
-Cuidarse físicamente.
-Ejercicio físico.
-Buena alimentación.
-Tomar el sol 20 minutos diarios: aumenta las tasas de serotonina y esto ejerce un efecto antidepresivo.
-Relajarse.
-Oración, meditación.


¿CÓMO RECONOCER EL DUELO PATOLÓGICO?

Al fin de poder reconocer cuando un duelo no cursa normalmente, aparecen síntomas que nos indican que la persona está teniendo dificultades. Algunos indicadores al respecto son:

-Ausencia de reacción en el fallecimiento: si en las primeras horas o durante algunos días la persona no manifiesta nada, hay que estar atentos y a la vez ser flexibles ya que la persona puede reaccionar. Pero si después de 15 días la persona no ha reaccionado, debe identificarse como duelo patológico.
-Pérdida de la autoestima.
-Amenaza o tentativa de suicidio.
-Culpabilidad extrema.
-Sufrimiento extremo o persistente: es como si nada pudiera consolarles.
-Pesadillas repetidas con la persona que ha muerto.
-Rabia extrema, hostilidad aguda.
-Alcoholismo o cualquier otro tipo de toxicomanías.
-Cambios de humor importantes.
-Aislamiento total.
-Fugas.
-Evitación Fóbica:

-“Casa- habitación museo”. Alguien muere y en la casa queda todo igual como si la persona difunta siguiera conviviendo allí.

-Alguien muere y todo rastro de la persona desaparece. Es como si nunca hubiera estado allí. No se habla de la persona fallecida, pues se evita hacerlo.

-Pánico ante la idea de otra muerte.


Si de todos los indicadores mencionados aparece la existencia de dos o tres de ellos, posiblemente la persona necesita ayuda.

Hay que tener presente que estos signos pueden no ser inmediatos. Suelen aparecer en las primeras semanas o meses después de la pérdida (frecuentemente en los dos primeros meses). Observar los síntomas y si no cesan después de este tiempo, habrá que recomendar que la persona busque ayuda.