2/06/2011

EL GOBIERNO DE CASTILLA-LA MANCHA ELABORA UN MANUAL DE APOYO AL PACIENTE EN PROGRAMA DE TRASPLANTE DE ÓRGANOS


Ofrece respuestas claras y comprensibles a las preguntas más frecuentes
El manual, que ha sido elaborado por los profesionales del Centro Coordinador de Trasplantes de Castilla-La Mancha, destaca por su capacidad didáctica para ofrecer respuestas claras y comprensibles a las preguntas más frecuentes que puede plantearse el paciente que está a la espera de un trasplante, en relación a todo lo concerniente a este proceso.

Así, a lo largo de las 55 páginas que tiene este documento, distribuidas en trece epígrafes, se incluyen cuestiones como la definición e historia de los trasplantes, y dónde se realiza esta técnica quirúrgica. En este sentido, en el manual se informa que aunque la técnica de los trasplantes ha mejorado mucho en los últimos años y puede considerarse un acto médico habitual, no se pueden llevar a cabo en todos los hospitales, sino que se necesita que estén acreditados oficialmente, y que garanticen la realización del trasplante y la solución de las posibles complicaciones.

Otro de los epígrafes está destinado a los equipos de trasplantes. Y es que para que se pueda realizar con éxito este proceso es necesaria la participación de un amplio equipo de profesionales, involucrando a más de veinte servicios hospitalarios: nefrólogos, gastroenterólogos, cardiólogos, coordinadores de trasplantes, cirujanos, anestesistas, especialistas en UCI y reanimación, enfermeras y personal auxiliar (auxiliares de enfermería, personal administrativo, celadores, etc…).

Por otra parte, también se detalla al paciente los estudios analíticos, radiográficos y otra serie de pruebas médicas que son necesarias para valorar su situación clínica, seguir la evolución de su enfermedad y prever las complicaciones que puedan surgir tanto antes como después del trasplante. Otra de las cuestiones que se explican en esta guía de apoyo es la inclusión en la lista de espera y los criterios de compatibilidad que se tienen en cuenta a la hora de determinar el posible receptor de un órgano cuando se produce una donación.

Preparación, intervención, complicaciones

En otros apartados del manual se recogen las recomendaciones a seguir por el paciente una vez que le han comunicado la posibilidad del trasplante; en qué consiste la intervención quirúrgica; y las complicaciones que pueden surgir después de realizarse la intervención. Entre estas complicaciones se encuentra el rechazo, una reacción del organismo al órgano implantado tras reconocerlo como algo extraño.

En este sentido, otro de los capítulos está dedicado a los fármacos inmunosupresores, destinados a evitar el rechazo, y cuyas pautas de administración deben ser respetadas escrupulosamente para que surtan los efectos previstos.

En los epígrafes finales del manual se incluyen los consejos generales que debe seguir el paciente una vez que ha recibido el alta tras el trasplante, en relación con la medicación, la alimentación o las posibles infecciones. Asimismo, recoge un listado de las precauciones y síntomas de alerta a tener en cuenta, y que deben consultarse con el médico especialista o el de cabecera en cuanto se producen.

El manual concluye con una serie de recomendaciones sobre aspectos de la vida cotidiana a seguir por el paciente trasplantado, como medidas higiénicas, exposición al sol, cuidados de dientes y encías, ejercicio físico, vida sexual y embarazo, vacunas, incorporación al trabajo, viajes, etc. El documento se completa con un listado de teléfonos y direcciones de interés, como las del Centro Coordinador de Trasplantes y los centros hospitalarios con coordinación de trasplantes, la ONT o las diferentes asociaciones de trasplantados que existen en la región.

Este material de apoyo forma parte de la estrategia desarrollada por el Gobierno de Castilla-La Mancha para potenciar la sensibilización social sobre la donación de trasplantes, de manera especial entre los jóvenes, y para reducir la tasa de negativas familiares.

Durante el año pasado, Castilla-La Mancha fue una de las pocas comunidades autónomas donde aumentó el número de donaciones de órganos y de trasplantes renales con respecto a 2009, ya que en ambos apartados se han alcanzaron las cotas máximas desde que se contabilizan esos datos.

Así, en el año 2010 se registraron 58 donaciones de órganos y 54 trasplantes renales (38 en el Complejo Hospitalario Universitario de Albacete y 16 en el Complejo Hospitalario de Toledo). Desde que se puso en marcha este programa en estos dos centros sanitarios se han llevado a cabo un total de 259 trasplantes renales.