8/07/2010

Espolón Rojo a la Torre de Santa Ana, Picos de Europa.



Espolón Rojo

Situados entre la Peña Vieja y la Torre de los Horcados Rojos, y colgados sobre el Jou de los Boches, los Picos de Santa Ana nos permiten disfrutar de unas extraordinarias vistas tanto del macizo de Los Urrieles como de Andara. Además, la cara Oeste del Pico Occidental, guarda un par de vías clásicas de escasa dificultad ideales para una relajada pero gratificante jornada de montaña.
La vía del Espolón Rojo fue inaugurada en Octubre de 1965 por la cordada de Benito, Fernández y, cómo no, Udaondo. Su dificultad es escasa, concentrando la misma en un sólo largo y consistiendo los demás en una entretenida trepada sobre el filo del espolón. La pared es tumbada, pero la vista sobre el Jou de los Boches es espectacular. El equipamiento es casi inexistente (4 clavos viejos en toda la vía), por lo que es necesario tener práctica ya en el trabajo con fisureros. Recomendable, además de éstos, proveerse de cordinos para los puentes de roca (y casco). La roca es de buena calidad. La vía se realizó con cuerdas de 60 metros, por lo que, si se llevan cuerdas de menor longitud, habrá que estar pendiente para llegar bien a las reuniones.
La aproximación se puede hacer en unas dos horas y media desde El Cable, por la Vueltona y el camino a Horcados Rojos. Se coge a la derecha el desvío a Peña Vieja hasta el collado de la Canalona y, una vez aquí, se sigue a la izquierda hasta el Collado de Santa Ana. Desde este collado, se desciende bordeando el pico hasta encontrarnos con la caliza roja propia de este espolón (es importante no confundirlo con el evidente espolón Noroeste que se ve desde el collado, el Espolón Rojo queda detrás de éste). Otra opción es tomarlo desde Vega de Urriellu a través del Jou Sin Tierre, y, al llegar al Jou Los Boches remontar las pedreras de la parte Sur de Los Campanarios hasta el Collado Santa Ana (calcular otras dos horas y media)La escalada discurre íntegramente por la banda de roca rojiza del espolón.
Para comenzar el primer largo, debe iniciarse una trepada fácil bajo éste para comenzar la escalada bajo un primer resalte (IV, conveniente asegurar ya este tramo) y seguir, por terreno nuevamente fácil (II) hasta una terraza, donde se puede hacer reunión en puente de roca o en unas fisuras a la derecha (50 metros de escalada, algo más desde el inicio de la trepada). El siguiente largo comienza superando otro resalte fácil (III) y siguiendo por el filo del espolón (III y III+) hasta encontrar un gran nicho donde montar reunión (45 metros, clavo viejo). Para el tercer largo, hay dos variantes. La opción original es salir a la izquierda del nicho en un paso aéreo de IV+ y continuar por un diedro (IV y IV-). La variante recomendada (reflejada en el croquis) es salir por la derecha del nicho (puente de roca) y tomar de frente un muro vertical (IV+/V) donde un par de clavos pueden servir de referencia. Desde este muro, encontraremos un poco a la izquierda una terraza de la que surge una canal, donde podremos hacer reunión (50 metros, interesante subir clavos para esta reunión). El último largo comienza por esta canal, para salir al poco hacia el hombro de la derecha, superar un resalte (III+) y montar reunión al finalizar el espolón (45/50 metros). Desde aquí, una cómoda trepada (II) nos lleva en escasos metros a la cima.
Para el descenso, debemos salir unos pocos metros hacia el Este (de frente a la Cima Oriental) y desviarnos por las llambrias y pedreros de la vertiente Norte hasta el Collado de Santa Ana. El pie de vía queda algo lejos del descenso, por lo que es recomendable dejar las mochilas en el collado y subir las botas a la cima. El retorno se hace por el mismo camino de subida.


Espolón Rojo a la Torre Santa Ana, AD+


La aproximación se puede hacer en unas dos horas y media desde El Cable, por la Vueltona y el camino a Horcados Rojos. Se coge a la derecha el desvío a Peña Vieja hasta el collado de la Canalona y, una vez aquí, se sigue a la izquierda hasta el Collado de Santa Ana. Desde este collado, se desciende bordeando el pico hasta encontrarnos con la caliza roja propia de este espolón (es importante no confundirlo con el evidente espolón Noroeste que se ve desde el collado, el Espolón Rojo queda detrás de éste). Otra opción es tomarlo desde Vega de Urriellu a través del Jou Sin Tierre, y, al llegar al Jou Los Boches remontar las pedreras de la parte Sur de Los Campanarios hasta el Collado Santa Ana (calcular otras dos horas y media)La escalada discurre íntegramente por la banda de roca rojiza del espolón.
Para comenzar el primer largo, debe iniciarse una trepada fácil bajo éste para comenzar la escalada bajo un primer resalte (IV, conveniente asegurar ya este tramo) y seguir, por terreno nuevamente fácil (II) hasta una terraza, donde se puede hacer reunión en puente de roca o en unas fisuras a la derecha (50 metros de escalada, algo más desde el inicio de la trepada). El siguiente largo comienza superando otro resalte fácil (III) y siguiendo por el filo del espolón (III y III+) hasta encontrar un gran nicho donde montar reunión (45 metros, clavo viejo). Para el tercer largo, hay dos variantes. La opción original es salir a la izquierda del nicho en un paso aéreo de IV+ y continuar por un diedro (IV y IV-). La variante recomendada (reflejada en el croquis) es salir por la derecha del nicho (puente de roca) y tomar de frente un muro vertical (IV+/V) donde un par de clavos pueden servir de referencia. Desde este muro, encontraremos un poco a la izquierda una terraza de la que surge una canal, donde podremos hacer reunión (50 metros, interesante subir clavos para esta reunión). El último largo comienza por esta canal, para salir al poco hacia el hombro de la derecha, superar un resalte (III+) y montar reunión al finalizar el espolón (45/50 metros). Desde aquí, una cómoda trepada (II) nos lleva en escasos metros a la cima.
Para el descenso, debemos salir unos pocos metros hacia el Este (de frente a la Cima Oriental) y desviarnos por las llambrias y pedreros de la vertiente Norte hasta el Collado de Santa Ana. El pie de vía queda algo lejos del descenso, por lo que es recomendable dejar las mochilas en el collado y subir las botas a la cima. El retorno se hace por el mismo camino de subida.

3 comentarios:

Carlos dijo...

Bonita actividad, Francisco José.
Me alegro de saber que has disfrutado en nuestros Picos de Europa.
Una pregunta... al Santa Ana, por lo que pones de la bajada, ¿tiene acceso caminando? Lo digo porque yo eso de la escalada... Hombre, me gustaría probar porque subir al Picu es un sueño desde chiquitillo. Nunca lo he hecho, y tampoco sé si el vértigo me dejaría hacerlo.
En fin, un abrazo y que sigas disfrutando siempre de la montaña.

P.D: ¿Para cuándo unas clases de trepada? ;-)

kickcfree es... dijo...

La bajada de la torre de Santa Ana es un destrepe, que no puede hacer alguien que no escale, tiene un rapel de 60 m que te deja en el camino...

Lo de la sur del Naranjo es factible...podemos quedar...tu me diras...

Un abrazo.

Carlos dijo...

Pues gracias por todo. Sí, claro que me gustaría poder subir algún día al Naranjo.
Hasta el año que viene ya no creo que pueda, porque ahora empiezo otra vez con el trabajo, los estudios...
Pero es bueno saber que estás dispuesto a ayudarme a cumplir mi sueño.
Muchas gracias por todo, de verdad.
Un abrazo para ti también.