2/05/2009

Resucitación cardiocerebral: ¿Una nueva RCP?


La "resucitación cardiocerebral" (RCC) constituye un nuevo enfoque del tratamiento de la parada cardiaca, desarrollado en 2003 por el grupo del Centro de Resucitación de la universidad de Arizona, basado en décadas de investigación, ante el convencimiento de estos autores de que el método propuesto por las guías internacionales 2000 basadas en ILCOR no era el óptimo [1]. Aplicando este nuevo método, estos autores observaron un aumento de la supervivencia entre un 250 y 300% [2, 3]. Las guías internacionales basadas en ILCOR 2005 recogieron parte de estos cambios [4] y es muy probable que las futuras guías de RCP 2010 ILCOR se parezcan aún más a esta RCC.
En un reciente artículo los autores de la RCC explican su nuevo método de resucitación de un modo claro, conciso y preciso, señalando las diferencias con las actuales guías internacionales y las razones en las que se basan para aplicar este nuevo protocolo de resucitación [5]. La RCC se constituye a partir de 3 pilares fundamentales:

1- Compresiones torácicas continuas (CTC), sólo compresiones por testigos en las situaciones de colapso inesperado con respiración anormal o ausente (parada cardíaca).

2- Resucitación cardiocerebral por los servicios médicos de emergencia (que llegan durante la "fase circulatoria" de una fibrilación ventricular no tratada, por ej. más de 5 minutos).
200 CTC (demorar intubación, segunda persona aplica palas de desfibrilación e inicia insuflación pasiva de oxígeno).
Un único choque eléctrico, si indicado, sin comprobación de pulso post-desfibrilación.
200 CTC antes de chequear el pulso o analizar el ritmo.
Adrenalina (intravenosa o intraósea) tan pronto como sea posible.
Repetir (b) y (c) 3 veces. Intubar si no hay retorno de la circulación espontanea tras 3 ciclos.
Continuar los esfuerzos de resucitación con mínimas interrupciones de las compresiones torácicas hasta que se tenga éxito o se declare el fallecimiento.

3- Cuidados post-resucitación, incluyendo hipotermia ligera (32-34°C) para pacientes en coma post-parada y cateterismo urgente e intervención coronaria percutánea (ICP) a no ser que esté contraindicado.


©REMI, http://remi.uninet.edu. Febrero 2009.
Artículo nº A95. Vol 9 nº 2, febrero 2009