4/28/2015

Equipo START Spanish Technical Aid Response Team

Equipo START Spanish Technical Aid Response Team


España tendrá 'chalecos rojos' de élite ante emergencias humanitarias. FORMADO POR MÉDICOS, ENFERMEROS E INGENIEROS ESPECIALIZADOS EN AGUA Y SANEAMIENTO

MADRID, 24 Abr. (EUROPA PRESS) -    España contará antes de fin de año con un equipo sanitario de élite listo para desplegarse en menos de 72 horas en cualquier rincón del mundo donde se produzca una emergencia humanitaria en la que la cooperación española decida intervenir, han informado a Europa Press fuentes del Ministerio de Asuntos Exteriores y de Cooperación.    Formado por médicos y enfermeros del sistema nacional de salud, a los que se unirán ingenieros expertos en agua y saneamiento, además de logistas, este equipo de 45 personas podrá montar y atender durante un mes un hospital de campaña preparado para realizar operaciones quirúrgicas, e instalar plantas potabilizadoras capaces de proveer de agua a unas 10.000 personas al día.

   Estos 'chalecos rojos' de la cooperación española serán elegidos a través de un proceso de selección que se abrirá previsiblemente este verano. El conocimiento de idiomas será un requisito "indispensable" y se valorará la experiencia en emergencias sanitarias internacionales o nacionales, precisa el director de la Oficina Humanitaria de la Agencia Española de Cooperación Internacional para el Desarrollo (AECID), Manuel Sánchez-Montero.

   Con este proceso de selección, se elaborará una bolsa de al menos 180 profesionales voluntarios a los que poder recurrir cuando sea necesario el despliegue de este equipo de ayuda humanitaria, que se denominará START (siglas en inglés de Spanish Technical Aid Response Team) y que actuará bajo la coordinación de la AECID.

   La cooperación española se dotará así por primera vez de un equipo de reacción rápida ante emergencias humanitarias, que estará permanentemente preposicionado para desplegarse en el terreno de manera rápida y eficaz.



EJERCICIO DE RESPONSABILIDAD EN TIEMPO DE RECORTES

   España ingresará de esta manera en el reducido grupo de países que cuentan con equipos similares y que conforman hoy por hoy Australia, Bélgica, China, Corea y EEUU, a los que Sánchez-Montero se refiere como el grupo de "los más responsables" en este sentido.

   Eso sí, lo hará en un momento en que los recortes de los últimos años dirigidos al presupuesto para ayuda humanitaria --aquella que se desembolsa para atender emergencias por catástrofes naturales, epidemias sanitarias o conflictos bélicos-- alcanzan el 80 por ciento desde el año 2011.

   La mejora de la coordinación entre los diferentes actores que participan en este tipo de despliegues ha sido tradicionalmente una asignatura pendiente de la comunidad internacional en su conjunto.

   Cuando surge una catástrofe humanitaria son muchos los actores estatales, de ONG y de organizaciones internacionales dispuestos a ayudar, pero en ocasiones el despliegue en el lugar de más personal del necesario y sin coordinación entre ellos crea problemas en lugar de ayudar.

   La experiencia del terremoto de Haití en 2010, que generó una gran ola de solidaridad lastrada en cambio por la falta de coordinación entre las autoridades haitianas y los países donantes, abrió un proceso de reflexión en la comunidad internacional acerca de la necesidad de preparar adecuadamente y de forma previa este tipo de despliegues y, sobre todo, de enviar personal adecuado y certificado al terreno.

   En el caso de España, en la actualidad la manera de reaccionar ante una catástrofe humanitaria es la siguiente: las distintas CCAA y ayuntamientos con equipos capacitados para intervenir ofrecen material y personal a la Administración General del Estado con los que se crean equipos 'ad hoc' en el menor tiempo posible.

   Pero esta forma de actuar, explica Sánchez-Montero, solo está permitiendo montar sobre el terreno hospitales de campaña para atención primaria, que cada vez se demandan menos en este tipo de emergencias, donde se necesita sobre todo personal y equipo para hacer intervenciones quirúrgicas. START podrá instalar en cambio un hospital de nivel 2, es decir, con material quirúrgico.

   En este tipo de emergencias es fundamental una buena comunicación entre las autoridades del país que necesita la ayuda y las del que lo ofrece, comunicación que se establece normalmente por los habituales canales diplomáticos. De ahí el interés de que este equipo de élite español especializado en emergencias humanitarias lo coordine la AECID, que depende del Ministerio de Asuntos Exteriores y de Cooperación.

   Responsables de Protección Civil, del Ministerio de Sanidad y de la AECID trabajan  para concretar la iniciativa, que se prevé que esté lista para entrar en funcionamiento antes de que termine la actual legislatura a finales de año.   

VENTAJAS PARA LOS 'CHALECOS ROJOS'

   La creación del equipo START también supondrá una serie de garantías para los profesionales que formen parte de él, pues les facilitará los trámites relacionados con la concesión de permisos o excedencias para poder ausentarse de sus trabajos habituales cuando se desplieguen como 'chalecos rojos'.

   Como consecuencia del surgimiento de START, se aprovechará para regular también de qué forma la participación en este equipo se valorará  en concursos del sector público. Los 'chalecos rojos' también recibirán una formación adecuada antes de su primer despliegue, y viajarán con la cobertura sanitaria asistencial necesaria y las condiciones para una repatriación segura.

   El coste de creación de este equipo START será de unos 420.000 euros, si bien hay que tener en cuenta que el 70 por ciento del material con el que trabajará (los equipos del hospital y las plantas potabilizadoras) son recuperables, es decir, que regresan a España cuando termine el despliegue.

   A este presupuesto hay que añadir entre 500.000 y 700.000 euros más para el transporte y mantenimiento del equipo durante el tiempo que dure el despliegue, que será de un mes aproximadamente.