1/28/2012

El Ocho, ¿un descensor o algo más?


El Ocho es un dispositivo ideado inicialmente como descensor para realizar descensos en rapel, pero las generaciones que lo acogieron con agrado fueron capacer de ir más alla, de exprimir al máximo las posibilidades de este mecanismo.

En estas lineas intentaré describir algunas de las aplicaciones más extendidas de este mecanismo ya que aunque existen muchos mecanismo con mejores prestaciones este sigue estando presente en el mundo vertical, por algo será.

Como he indicado el Ocho es el rey del rapel, todos los que hemos descendido rapelando en alguna ocasión hemos utilizado alguno, seguro!

Para utilizarlo como descensor basta con pasar un bucle de cuerda por dentro de orificio superior y pasarlo por detrás de infoerior tal y como se muestra en la imagen 1

El riesgo de este sistema es la formación del temido nudo de alondra (imagen 2), que una vez formado bajo tensión no se puede deshacer (es especialmente peligroso en descenso de cañones en cascadas, por el riego de ahogo). Para evitar la formación de este nudo existen modelos con orejas y otras formas (cuadrado, con el orificio superior sobredimensionado y inclinado, etc), aunque el sistema clásico de pasar la cuerda por el mosqueton de seguridad que une el ocho al arnés evita el problema (imagen 3), aunque resta fricción por lo que en descensos volados o con peso (maniobras de rescate, rapel con mochilas, etc) es mejor utilizar el Vertaco (imagen 4), ya que al volver a pasar la cuerda por el mosquetón recuperamos la fricción perdida.

El ocho suele ofrecer poca fricción, por lo que al rapelar en cuerdas simples de menor diámetro son preferibles los más pequeños y un poco angulados (mayor contacto pero la rizan más la cuerda). Como ya se ha indicado para aumentar la fricción se puede utilizar el Vertaco.

Con cuerdas heladas, los ochos grandes suelen ofrecer una buena solución al ser dificil manejar la cuerda rígida.

En caso de tener que descender por cuerda doble bajo tensión (sobretodo se realiza en rescates, espeleologia, big wall o trabajos verticales) el ocho ofrece la posibilidad de realizar el descenso de una forma un tanto peculiar. Consiste en unir los dos orificios del ocho con mosquetones que se chapan cruzados a la cuerdas de descenso (imagen 5)

Cabe destacar que los Ochos grandes y planos aquí se muestran mejor, ya que ofrecen mayor superficie de contacto.

Por otro lado existe una maniobra de conversión del Ocho de descensor a antirretorno y viceversa llamado Ocho a la Italiana que puede ofrecer soluciones interesantes para:

1-Bloquear una cuerda fija
2-Remonte por cuerda fija
3-Sistema de conversión descesor/antirretorno

El Ocho a la italiana tiene la particularidad de realizarse con el Ocho colocado de lado¿? Me explico.

Si partimos de una situación de bloqueo antirretorno:

1-Lo primero que debemos hacer es colocar el ocho de forma clásica, como en la imagen 1 y hacemos pasar la cuerda de retención (la que iria hacia abajo en un rapel) por encima de la cuerda guia (si no se hace esto antes de chapar, tendremos que pasar la cuerda por encima nuestro).

2-Chapamos el Ocho al mosquetón de seguro de nuestro arnés por el orificio superior, el grande. Imagen 6

Ahora nos encontraremos bloqueados. Si queremos permanecer así, podemos bloquear el sistema chapando un mosquetón entre el agujero pequeño y el mosquetón del arnés (no seria posible revertir el antirretorno).

Para relaizar la maniobra de conversión se debe agarrar la cuerda de retención pasarla por encima de la de guia, haciendo un arco de 180º y pasandonos la cuerda por encima (ojo si llevamos mochila). Esto se debe hacer con la mano fuerte, la que retendrá el descenso. La secuencia de imagenes 7 y 8 muestran el movimiento.

Es importante tener en cuenta que el ocho de esta forma ofrece poca fricción.

Desde la posición antirretorno (imagen 6) existe una variante para realizar descensos más controlados que consiste en utilizar el agujero pequeño a modo de palanca, ya que si se ejerce fuerza hacia abajo descenderemos, pero en caso de soltar el ocho volveriamos a la situación de antirretorno (ojo con los ochos cuadrados, que no giran tan facilmente).

Cabe destacar que en 2003 Farell ya expuso el funcionamiento de esta maniobra en el foro en la siguiente conversación http://www.madteam.net/foro/ver.php/tecnica_1438.html, es un buen compemento a esta sección del artículo.

En las ilustraciones de esta maniobra he utilizado un ocho cuadrado pero seria mejor utilizar uno redondo (los iento tengo uno pero no he sido capaz de encontrarlo, es que esta un poco viejo y lo guardo como un recuerdo).

Por último, recordar que el ocho desde antaño se ha utilizado como sistema de aseguramiento, aunque actualmente es raro ver a alguien asegurar con uno (más que nada porque el resto lo tachan de loco). En si se puede utilizar de la misma forma que rapelamos, como en la imagen 1 o como una placa de freno como en la imagen 2 (el cordino es para evitar la perdida del dispositivo).
Utilizar el Ocho como asegurador conlleva sus riesgo ya que no es facil detener una caida (si guantes la cosa es más chunga ya que la mano ejerce fricción).

Personalmente no suelo utilizar el ocho para realizar descensos en rapel ya que normalmente lo realizo con el sistema de aseguramiento de escalada, pero en ciertas ocasiones en las que no lo utilizo como puede ser en vias ferratas o ascensiones de poco compromiso en las que se utiliza una cuerda de rando por seguridad siempre llevo un ocho colgando del arnes, por lo que pueda pasar.


http://aguito.madteam.net/articulos/2006-09/el-ocho-un-descensor-o-algo-mas/