9/18/2011

¿Ponemos piedras en nuestro camino?


A veces somos nosotros mismos los que nos adelantamos y ponemos las piedras que después encontramos en el camino. Tal vez nuestra forma de pensar no nos ayude.


Tal vez gastamos mucho tiempo en volar con nuestra mente hacia aquel maravilloso sueño, pero recuerda que el movimiento se demuestra andando, como dice Nike: “Just do it”

Tal vez la falta de compromiso, si estamos seguros que es eso lo que queremos, tenemos que comprometernos, jugarnos, poner toda nuestra pasión por ese objetivo.

Tal vez la procrastinación, no dejes para mañana lo que puedes hacer hoy. Un arma para golpear a la postergación es comenzar en alguna parte... en cualquier lugar. Sólo tenemos que dar el primer paso, podría ser la diferencia entre el fracaso y el éxito. Una vez que hayamos empezado, ya estaremos en el camino.

Tal vez estamos tan atentos a la llegada que no miramos el camino. Todos somos susceptibles a la falacia de la planificación, que está pensada para que todo salga sin problemas (y casi nunca es así). Visualizar el camino para alcanzar nuestras metas, ayuda a centrar la atención en los pasos que debemos dar. También ayuda a reducir la ansiedad.

Tal vez queremos comernos un elefante de un bocado, en lugar de cortarlo en pedacitos. Cuando queremos lograr algo muy importante y que nos demanda mucho esfuerzo y tiempo, debemos dividirlo en etapas e ir cumpliendo cada una de ellas. Esto nos permitirá ver los avances hacia la meta final.

Tal vez porque perdemos el foco, Con la mirada en el camino pero con el fin en la mente.
No perder de vista hacia donde queremos llegar, para no errar el camino

Tal vez porque no sabemos cuándo parar. A veces el problema no está en empezar, sino en saber cuándo parar. Nos podemos encontrar simplemente que nuestro plan no era lo que esperábamos, tenemos que pararlo y porque no… empezar con uno nuevo.