6/01/2011

“No se deja de reir cuando se envejece, se envejece cuando se deja de reir”


Los efectos y beneficios del humor en las personas mayores son aún un campo de estudio por explorar, pues se han hecho pocas investigaciones al respecto, y se deberían efectuar más estudios longitudinales, que nos digan la influencia del humor en la vida para lograr un buen envejecimiento.


Aspectos fisiológicos del humor:
Partimos de que la risa es la respuesta fisiológica del humor por lo cual, cuando hablemos del humor, nos referiremos a la risa como expresión de este sentimiento. Se define la risa como “una experiencia orgánica total” en la que participan todos los principales sistemas del organismo como: el muscular, el nervioso, el cardíaco y el digestivo. Acerca de los efectos somáticos de la risa, podemos destacar lo siguiente:

1.Incrementa el ritmo cardiaco
2.Masajea los órganos internos
3.Influye en el sistema nervioso parasimpático (encargado de relajar el cuerpo)
4.Relaja la rigidez corporal
5.Favorece los procesos de digestión y eliminación
6.Se normaliza la presión sanguínea.
7.Mejora el aparato respiratorio, aumentando la capacidad pulmonar.
8.Favorece la producción de endorfinas, que producen un efecto balsámico, aliviando el dolor.
Aspectos cognitivos:
Las ventajas principales de la utilización del humor desde el enfoque racional-emotivo son las siguientes:

1.El humor puede ayudar a las personas a reírse de sí mismos y autoaceptarse con sus puntos débiles o vulnerables.
2.Suministra nuevos datos y potencialmente mejores soluciones.
3.Distancia y relativiza a las personas de sus problemas desde una perspectiva humorística.
4.Entorpece y bloquea de forma drástica y enérgica la forma de pensar y actuar irracional.
5.Les demuestra que es un elemento de distracción y esparcimiento temporal entre ideas autodestructivas o cargadas de agresividad.
6.Les enseña a disfrutar de la vida y a comprobar lo importante que es pasarlo bien.
7.Deshincha la grandiosidad humana.
Aspectos relacionales y sociales del humor:

1.Se potencia y fortalece la motivación del grupo, generando una actitud positiva ante determinadas tareas. Ayuda a mantener la atención a la vez que refuerza la memoria y la actitud de aprendizaje.
2.Favorece la cohesión y comunicación entre las personas. El humor ayuda a sentirse cercanos y próximos a los otros. Aumentan las oportunidades de pasarlo bien, gozar y disfrutar. Encuentra nuevas y divertidas oportunidades de compartir el tiempo. Se reducen las defensas y los miedos. Se enfrentan los problemas desde una perspectiva creativa y lúdica.
3.Genera un estilo y sentimiento de pertenencia grupal. Facilita los procesos de aprendizaje grupal. Se piensa de una forma más productiva y original. Se amortiguan las situaciones estresantes. Aumenta la ayuda mutua y solidaridad entre los sujetos.
Envejecer con humor
El tránsito de nuestra vida laboral a la jubilación provoca en las personas que se encuentran alrededor de los 65 años, una libertad repentina con la que no saben que hacer. Por otro lado una gran cantidad de mujeres que superan los 65 y que nunca han trabajado fuera del hogar, con su casa vacía por la ausencia de sus hijos y los nuevos problemas que ocasionan sus maridos intentando saber que hacer con ese tiempo “extra” resultado de la jubilación, provoca numerosas tensiones en la pareja. Como resultado de todo esto considero importante saber afrontar la jubilación y sustituirla por algo que nos llene.
Aceptar el envejecimiento requiere un periodo de adaptación, en el cual nos sentimos tristes y a veces puede ir acompañado de un estado de depresión, pues nos damos cuenta que hemos pasado a formar parte activa del último periodo de nuestra vida, el de “mayores”. El pesimismo, la preocupación excesiva o la desgana son muy importantes en esta fase de la vida. Hay que aprender a superarlos.

Mientras tanto, ¿Cómo podemos ayudar a las personas mayores en esta experiencia de envejecer? ¿Cómo enseñarles a envejecer bien, a mantenerse activos aceptando el discurrir del tiempo, a ser amables, a mantenerse fieles a lo que son, a interesarse por los demás y a continuar aprendiendo de ellos, a mirar el lado bueno de las cosas, a conservar el sentido del humor? ¿Esto se aprende? Algunos piensan que es ingenuo creerlo.

Para envejecer bien primero hay que aceptarlo, si lo miramos desde un prima positivo, debemos aceptar el paso del tiempo, con una postura alegre, sin egoísmo, aprendiendo a ser amables, sin quejarnos y manteniéndonos fieles a lo que somos. Debemos aprender de los demás, sin llegar a aburrirlos con nuestras manías, a ver que las cosas aunque algunas veces vienen mal, también tienen un lado bueno, y, por supuesto, a conservar nuestro sentido del humor. Creemos que es importante a la hora de acercarnos a esta nueva etapa de la vida, reforzar algunas fortalezas: “Amor, fe y el humor”. Muchas personas piensan que ellas no las poseen y ese hecho ya les va a condicionar a ser infelices el resto de su vida, pues les han enseñado que uno nace con una estructura determinada por lo que si tiene la suerte de tenerlas, será afortunado, y si no, será desdichado. Hay que enseñarles el arte de vivir, disfrutar y relacionarse. Es necesario darles estrategias y habilidades intra e interpersonales con la intención de lograr mejorar su sentido del humor para superar fustracciones, sobrellevar desencantos, superar duelos, desterrar momentos de apatía así como valorar aquellos momentos, situaciones y personas que nos hacen reír y divertirnos, con el objetivo de establecer una buena comunicación consigo mismo y con las personas con las que se interrelaciona y con el entorno.

Es importante aprender a mirar el lado bueno de las cosas. Las personas que son optimistas viven más años. Hay numerosos estudios que lo confirman. Podemos aprender a ser positivos, a mirar el lado positivo de la vida a cualquier edad. Incluso si esta aptitud no la hemos adquirido antes, podemos trabajarla, y replantearnos cambiar los pensamientos negativos y confiar en nosotros, ya que nuestra vida será como nosotros queramos que sea. Como dice Walter Dresel: “El otoño de la vida es como un mirador: nos instalamos en el para observar el camino recorrido y para preparar con entusiasmo el que nos queda por correr. El entusiasmo deberá estar intacto, porque siempre estas en condiciones de crear y de aportar para tu vida renovadoras experiencias que enriquezcan tu existencia.”