3/16/2011

El acné juvenil y los adolescentes


El acné y el inicio de la pubertad siempre han ido de la mano. A medida que nuestros hijos van entrando en la adolescencia, la aparición de imperfecciones y granos en la cara sobre todo y en el pecho y la espalda en algunas ocasiones, hace que tanto padres como los propios adolescentes se vean inmersos en un problema que generalmente transitorio y sin demasiada importancia, pero que durante un tiempo puede acarrear problemas hasta cierto punto importantes en el joven que sufre estas anomalías en su cuerpo. Tal sería el caso de la pérdida de la autoestima y de complejos, además del dolor y las molestias que provocan.
Las bases del acné suelen ser genéticas, lo que indica que si nuestros padres sufrieron de acné y de espinillas, con seguridad nosotros deberemos pasar por ese mismo trance temporal. Porque lo transitorio del problema es algo que deben conocer nuestros hijos adolescentes, con el fin de que sepan que es algo que pasará en no demasiado tiempo, cuando se convierta en un adulto, y no les dejará ninguna secuela alarmante.
Además de la información básica proporcionada, es conveniente orientarlo en una serie de cuidados de la piel que contrbuirán a que todo resulte más llevadero. Algo importante que deben tener en cuenta es que no deben tocarse los granos, ya que si lo hacen pueden provocarse cicatrices y además la cápsula de grasa suele quedarse en el interior y volverá a salir, incluso con más fuerza que antes, acrecentando el problema.
Los hábitos alimentarios adecuados hacen que se eliminen los excesos de grasa en la piel. Tal sería el caso de las frutas y verduras y la ingestión de líquidos en abundancia. Tengamos en cuenta que los dulces, las bebidas gaseosas y en general los alimentos ricos en grasa intensifican con seguridad la aparición del acné y de las espinillas.
De todas formas, si el problema se acrecienta, es conveniente acudir a la consulta de un dermatólogo, que con seguridad encontrará la manera de solucionar el problema, poniendo en marcha uno de los muchos tratamientos y remedios que suelen ser bastante eficaces. Algunos de ellos son: las inyecciones de cortisona para disminuir la inflamación, los preparados orales y otros tratamientos tópicos que ayudan a eliminar el problema.