2/14/2011

Casco de extracción rápida, en caso de accidente




Un estudiante de la Universidad de Bournemouth, Inglaterra, ha diseñado un casco de extracción rápida en caso de accidente. Ahorrando así, segundos vitales en el trabajo de los sanitarios que bien en el hospital o en el propio lugar del siniestro acuden en nuestro auxilio. Yo personalmente, toquemos madera, nunca me he visto en esta situación. Pero si he presenciado el cuidado y la dificultad que supone en muchos casos quitar el casco a un accidentado.

Y parece que Jack Hooker, que es como se llama este joven estudiante de 23 años sabe de lo que se habla. No solo por que ha experimentado en sus propias carnes dos accidentes cuando tenía 18 y 19 años. Sino por que se ha preocupado de estudiar junto a sanitarios de urgencias del Hospital St. Johns cuales son sus protocolos de actuación y la manera “tradicional” de extraer un casco integral estándar de un motorista.


Tal y como cuenta el propio Jack Hooker actualmente se requieren dos personas y al menos 10 minutos para quitar con seguridad un casco integral sin causar nuevas lesiones o aumentar las ya sufridas, eliminando riesgos de parálisis o incluso la muerte por extracciones mal ejecutadas. Pero hay en ocasiones en el que el accidentado no se encuentra respirando y hay que quitar el casco lo más rápido posible.

El nuevo diseño ofrece una extracción rápida y segura a través de un clips situados en los laterales del casco que permiten desbloquear su interior y así hacer que la calota del casco se deslice aparte. Por otro lado como lo que se busca es que el desbloqueo del casco sea intuitivo y que cualquier sanitario de urgencias del mundo con un simple vistazo pueda reconocer el sistema. Su intención es dotar al casco con el símbolo internacional de paramédicos para indicar que existe un mecanismo instalado.

También los clips de color rojo en la parte inferior del casco y las palabras “liberación de emergencia” ayudarán a localizar el sistema. Aún este diseño no esta patentado y el próximo paso es buscar el dinero necesario para fabricar un prototipo, realizar ensayos adicionales y pasar las exigentes homologaciones de este tipo de productos.

Pero en definitiva me parece una buena idea que habrá que madurar y seguir desarrollando e investigando, ya que puede evitar muchas lesiones o incluso salvar vidas.