9/03/2010

INFORME DE LA OMS PARA COMBATIR EL ESTIGMA SOCIAL EN SALUD MENTAL


La Organización Mundial de la Salud (OMS) ha publicado recientemente un documento titulado "User empowerment in mental health - statement by the WHO Regional Office for Europe", cuyo objetivo es el de analizar el papel nuclear del empowerment en las personas con enfermedad mental y sus familiares para reducir el estigma y la discriminación social, mejorar su salud y, en definitiva, su calidad de vida.

Tradicionalmente, tal y como se recoge en este informe, las personas con enfermedad mental y sus familiares han visto su capacidad de toma de decisiones sobre los servicios de salud mental minimizada, lo cual ha contribuido al desarrollo y al mantenimiento del estigma social. Este hecho iría en contra de los derechos fundamentales, entre los que se encuentran el derecho a la salud y a la autonomía.

En las políticas de la OMS, el empowerment constituye un concepto nuclear para la promoción de la salud, constituyendo una premisa fundamental para fomentar que sea la propia persona quien tome la decisión de cuidar su propia salud y manejar adecuadamente su enfermedad, así como de interactuar adecuadamente con el sistema de la salud.



En este sentido, el empowerment se conceptualiza como un proceso social de carácter multidimensional que debe desarrollarse simultáneamente en diferentes niveles (individual, social, comunitario,...) y pretende que las personas y los grupos desarrollen una mayor comprensión y un mayor control sobre sus vidas, siendo responsables de sus propias acciones. Consecuentemente, en el marco de la salud mental, este proceso implicaría, según se indica en el documento publicado por la OMS, la eliminación de las barreras tanto formales como informales fomentando que la persona afectada pueda tomar el control y decidir sobre su propia vida, lo cual supone una transformación no sólo de las relaciones interpersonales sino también de las interacciones en la comunidad, con los servicios disponibles y con las Administraciones.

Para ello, la OMS y la Comisión Europea en materia de salud han desarrollado el proyecto Partnership Project on User Empowerment in Mental Health by the WHO Regional Office for Europe and the European Commission, cuyo objetivo es el de fortalecer el empowerment en las personas con enfermedad mental y en sus cuidadores a través de las siguientes acciones:

Proteger los derechos humanos de los usuarios y luchar contra el estigma y la discriminación social.
Asegurar la calidad de los servicios de salud mental.
Facilitar el acceso a la información y a los recursos.
Fomentar la autodeterminación, la autonomía y el control de sus vidas en las personas afectadas.
Desarrollar vías para que las personas tenga la capacidad y la posibilidad de realizar demandas a las instituciones.
Así mismo, es necesario desarrollar indicadores para evaluar la utilización del empowerment en salud mental, identificar los criterios de buenas prácticas del empowerment, desarrollar medidas desde los propios gobiernos y Administraciones que apoyen y fomenten la participación en la comunidad y promocionar la aplicación del empowerment en los servicios de salud mental.

Tal y como se concluye en este informe, asumir la responsabilidad de combatir el estigma social asociado a la enfermedad mental a través del empowerment permitirá no sólo fomentar la inclusión social y la igualdad de oportunidades en los grupos más vulnerables, sino que también supondrá beneficios para la propia comunidad en general.

Referencia:
World Health Organization (2010). User empowerment in mental health - a statement by the WHO Regional Office for Europe. WHO Regional Office for Europe: Copenhagen.

Fuente:
Organización Mundial de la Salud.