4/04/2010

Cristina Martín de la Sierra


El cuerpo de la menor desaparecida Cristina Martín de la Sierra, de 13 años, ha sido hallado a las 12.30 en una fosa de una antigua fábrica de yeso derruida, en una zona de difícil acceso en las inmediaciones de Seseña (Toledo), según fuentes de la investigación abierta por la Guardia Civil. A las 18.15, efectivos del Grupo de Rescate e Intervención en Montaña del instituto armado han rescatado el cadáver de la niña, que faltaba de su casa de Seseña desde el pasado martes. El cuerpo sin vida de la menor presentaba signos externos de violencia. La Guardia Civil ha confirmado la detención de una menor en relación con la muerte. Se trata de una compañera de instituto, de su misma clase, con la que la fallecida había mantenido alguna riña. La principal hipótesis que investiga el instituto armado es si el fallecimiento se produjo por un accidente, posiblemente una caída en la misma fábrica abandonada, durante una discusión entre las dos jóvenes. El cuerpo estaba en el fondo de una sima, de 3,5 metros de profundidad.

La ayuda de los expertos en rescate en montaña ha sido solicitada por la dificultad de acceder al lugar en el que una pareja de la Guardia Civil que participaba en el dispositivo de búsqueda ha encontrado el cuerpo esta mañana. Se trata de una antigua cantera de yeso, situada en zona conocida como La Veguilla, en la zona este de Seseña. Los agentes han rescatado el cuerpo en presencia de la juez de Instrucción número 3 de Illescas que instruye el caso -sobre el que ha decretado el secreto del sumario- y el forense. Antes, los expertos de la Policía Científica han pasado varias horas inspeccionando el terreno en busca de pruebas. Tras la recuperación del cuerpo, el portavoz de la Guardia Civil en Castilla-La Mancha, José Luis González Capilla, que se trata de Cristina. Todos los indicios apuntaban desde un primer momento que así era, pues la ropa coincide con la descripción que dieron los padres cuando desapareció.

El alcalde de la localidad, Manuel Fuentes Revuelta (IU), ha asegurado que el lugar donde se encontraba "era utilizado frecuentemente por los chavales como espacio de juegos". "Tiene cuevas y recovecos. Sí, allí juegan muchos críos". "Es un momento tristísimo si se confirma que se trata de Cristina. Para mí es muy doloroso porque además conozco a la familia desde que vino al municipio hace 14 años", destacó por la mañana a EL PAÍS el alcalde antes de que la Guardia Civil confirmara la noticia. "La familia está mal" y "a la espera de que le den la desagradable noticia de que el cuerpo encontrado es el de la niña", señaló, para añadir: "El padre está más entero pero la madre está completamente derrumbada". "Todo el pueblo está consternado" con este suceso.

Desaparecida al salir de casa

La niña desapareció en la localidad el pasado martes 30 de marzo, cuando fue vista por última vez, según informó el padre de la chica y confirmó al alcalde del municipio. A la pequeña se le perdió el rastro poco después de las 11.00 del martes, cuando salió de su casa vestida con una chaqueta blanca, unos pantalones de pana marrón claro y unas botas negras tras haber dado un paseo con su madre.

La menor pidió permiso a su madre para salir a ver a una amiga a la que la familia de la chica no conoce. Cristina tenía que haber regresado en una hora, pero no volvió, según contó su padre, Francisco, quien denunció el caso ante la Guardia Civil y la policía local. El móvil estuvo apagado desde el momento en que la menor salió de casa. La Guardia Civil investiga también si Cristina Martín y su compañera de clase que está bajo custodia habían quedado en la fábrica abandonada para zanjar una discusión, una riña, cuyo motivo, de momento, no ha transcendido. La muerte se habría producido, según las primeras hipótesis, de manera accidental, posiblemente mientras forcejeaban, al caer Cristina al fondo del pozo, con forma de embudo invertido. Las causas exactas de la muerte se desconocen, ya que el caso está bajo secreto del sumario.

El progenitor aseguró entonces que la menor no tenía ningún motivo para querer marcharse de casa. Los agentes del instituto armado acudieron a la vivienda de Cristina para registrar sus conversaciones privadas a través de la red social Tuenti y no encontraron nada que pudiera predecir su desaparición. Los investigadores han interrogado a varios amigos de la menor fallecida.

Los padres de Cristina habían solicitado la colaboración ciudadana y de los medios de comunicación y habían distribuido su imagen en lugares públicos de la localidad y de pueblos cercanos como Borox, Esquivias e Illescas, en Toledo, o Aranjuez, en Madrid. La Guardia Civil montó un dispositivo formado por equipos de Seguridad Ciudadana y del Servicio de Protección de la Naturaleza (Seprona), que han dado como fruto el hallazgo esta mañana del cadáver de la menor. Las banderas del Ayuntamiento ya ondean a media asta en señal de duelo.