3/20/2010

Líquido congelante directo al cerebro, puede salvar vidas




¿Has perdido la consciencia? ¿No tienes respiración? ¿Te has quedado sin pulso? No es que quiera empezar la mañana de forma negativa, pero a todos nos pasará al menos una vez en la vida. Es en estos casos es cuando, si hay suerte, alguien nos practica una reanimación cardiopulmonar o RCP. El problema es que en esos momentos nuestro cerebro deja de irrigarse y puede sufrir daños. La solución a base de spray directo a la sesera, con sus imágenes, tras el salto.


El aparato en cuestión, denominado RhinoChill, dispara un congelante de perfluorocarbono por la nariz, después del parón cardíaco. De esta manera “se induce, de manera controlada, una hipotermia que ralentiza el metabolismo de las células, lo que previene la liberación de moléculas tóxicas que pueden causar un daño permanente”.



Aún no ha sido aprobado por el Departamento de Control de Alimentos y Medicamentos de los Estados Unidos, pero han demostrado su eficiencia con 200 pacientes. Los supervivientes redujeron en un 15% la probabilidad de daños permanentes.