2/15/2010

Relación entre enfermeras de Unidades de Cuidados Intensivos y familiares: Indicios para el cambio.

Concha Zaforteza, Denise Gastaldo (*), Pilar Sánchez-Cuenca, Joan E. de Pedro, Pedro Lastra.
Departament d’Infermeria i Fisioteràpia de la Universitat de les Illes Balears.
(*) Faculty of Nursing and Centre for International Health, University of Toronto, Canada


CONCLUSIONES
En la mayoría de las enfermeras entrevistadas se aprecian ganas de superar el papel histórico de enfermeros como “técnicos sin pensamiento crítico”. Por tanto, se apunta el deseo de cambiar las relaciones de poder dentro de las unidades de cuidados intensivos a favor de una mayor calidad en el proceso de atención a los familiares. Las implicaciones que se derivan de esta voluntad de cambio deben repercutir a diferentes niveles:
Por una parte, los docentes de las escuelas de enfermería deben plantearse si la formación en pensamiento crítico y habilidades de relación capacita a los futuros profesionales para acometer los procesos de información en situaciones comprometidas.
Los gestores deben plantearse, en la era de la calidad total, la necesidad de establecer estándares de atención y de crear espacios que se centren en las necesidades de los familiares/allegados del paciente crítico (cercanía, información y sentir esperanza).
Los profesionales de enfermería asistenciales de las UCI deben buscar un cambio en las relaciones de poder dentro de sus unidades desde los conocimientos que proporcionan la evidencia científica y las teorías sobre el cuidado.
Por fin, nuestro estudio muestra que hay enfermeras comprometidas con una atención de enfermería que abarque a la familia/allegados, pero no se puede tomar el conjunto de enfermeras como homogéneo. Este estudio apunta que existen algunas limitaciones para el cambio dentro de propia profesión. Por lo tanto, a nivel de la enseñanza y a nivel de la práctica es necesario crear nuevos discursos (formulaciones teóricas y prácticas) que confronten el discurso dominante, para que el incremento del rol autónomo del profesional de enfermería genere un aumento de satisfacción de las
necesidades de las familias.