2/19/2010

EL COP DE BALEARES DEJA DE PRESTAR EL SERVICIO DE INTERVENCIÓN PSICOLÓGICA EN EMERGENCIAS TRAS 12 AÑOS EN FUNCIONAMIENTO

Por motivos ajenos al COP de las Islas Baleares, el Programa de Intervención Psicológica en Emergencias y Catástrofes, en virtud del convenio que ha ido renovándose, año tras año, con la Consellería de Interior, dejará de ser gestionado por nuestro Colegio a partir del 20 de Febrero.

Durante estos últimos 12 años, ha ido siendo mayor, cada día, la demanda social de este tipo de intervenciones, fruto de los resultados obtenidos en las intervenciones llevadas a cabo y de la labor realizada por los medios de comunicación, que han hecho llegar a la población general el conocimiento de los beneficios de este tipo de intervención psicológica inmediata. En estos años, se han atendido a un total de 4.506 personas y se han realizado un total de 1.772 intervenciones, de entre las que se destacan: accidentes en carretera, rescate de heridos, tentativas de suicidio, episodios de violencia doméstica, agresiones sexuales, accidentes náuticos, secuestros y retenciones, abandono de menores, violencia y comunicación de malas noticias.

Estas intervenciones en emergencias -de gran carga emocional- han ido siempre dirigidas a los propios afectados, sus familias así como a aquellos intervinientes que, tras un suceso, han requerido apoyo psicológico.

El objetivo principal de este programa ha sido el de establecer un sistema de actuación ágil y coordinado -para la intervención ante situaciones de emergencia o catástrofe- de un grupo de psicólogos/as expertos en tales situaciones con el objetivo de paliar los efectos psicológicos de sufrimiento que conllevan este tipo de eventos en la población.

Para ello, se ha contado con un equipo de 38 psicólogos, en Mallorca, Menorca, Ibiza y Formentera, altamente especializados y formados permanentemente por el COP de las Islas Baleares para dar una respuesta adecuada y satisfactoria a la emergencia.

Dado el reconocimiento a la labor del psicólogo en las emergencias por parte de las instituciones implicadas (Policía Local, Policía Nacional, Guardia Civil, 061, Servicios Sociales, etc.), así como por multitud de familiares de afectados y los propios afectados, sería de desear que el trabajo realizado por los profesionales llevado a cabo durante estos años no se viera interrumpido y se siguiera ofreciendo por quien corresponda con la máxima profesionalidad, formación específica y experiencia que intervenciones de este tipo requiere pues, de otra manera, quien se vería perjudicada principalmente sería la ciudadanía.

Javier Torres Ailhaud
Decano del COP de las Islas Baleares