1/06/2010

EL HOSPITAL DE VALDEPEÑAS (CIUDAD REAL) APUESTA POR REFORZAR LA HIGIENE DE MANOS EN SUS INSTALACIONES


Para ello, ha instalado un total de 104 dispensadores de solución hidroalcohólica en las habitaciones, Consultas Externas y Urgencias para que puedan ser utilizados tanto por los profesionales sanitarios como por los usuarios.

El Gobierno de Castilla-La Mancha, a través del Servicio regional de Salud (SESCAM), ha instalado dispensadores de solución hidroalcohólica en el Hospital de Valdepeñas (Ciudad Real) con el objetivo de prevenir al máximo las infecciones nosocomiales o intrahospitalarias en sus instalaciones.

Concretamente, se han colocado un total de 104 dispensadores de higiene de manos en cada una de las habitaciones de hospitalización del centro sanitario, en el área de Consultas Externas y Urgencias para que puedan ser utilizados tanto por los profesionales sanitarios como por los usuarios.

La instalación de estos dispensadores de solución hidroalcohólica es una iniciativa enmarcada dentro del Plan Estratégico de Seguridad del Paciente del SESCAM implantada en el hospital valdepeñero, centro que desde el pasado mes de mayo está adherido a la campaña de la Organización Mundial de la Salud (OMS) emprendida bajo el lema ‘La higiene de las manos salva vidas’.

Esta medida ha supuesto una inversión aproximada de 9.000 euros que ha sido sufragada con cargo a los Fondos europeos de Seguridad del Paciente que se distribuyen a las distintas comunidades autónomas para el desarrollo de estrategias de salud.

Además de su puesta en marcha, el Hospital de Valdepeñas está ofreciendo formación e información a sus trabajadores sobre la importancia de la higiene de manos y sobre la técnica correcta de cómo se debe utilizar la solución hidroalcohólica para el lavado de manos. Hasta la fecha, se han celebrado un total de cinco cursos.

Con ello, el Hospital de Valdepeñas quiere contribuir a la reducción de las estancias provocadas por las infecciones nosocomiales, así como a la disminución de los procesos ambulatorios relacionados con ellas, además de aumentar la seguridad en la asistencia a los pacientes, ya que el 40 por ciento de las infecciones hospitalarias tienen como origen las manos.

Asimismo, se pretende reducir la incidencia de las infecciones nosocomiales en los pacientes hospitalizados y evitar así importantes complicaciones en su salud. Según los expertos, con el simple lavado de manos a través de una solución hidroalcohólica se pueden prevenir en hasta un 60 por ciento los efectos adversos de las infecciones.