12/22/2009

Guardarrailes asesinos para los coches...tb...



Ahora bien, ¿como automovilistas estamos a salvo? Si colisionamos de frente contra un guardarraíl, nos viene bien, ya que todos los pilares reciben el impacto, de forma repartida, y la energía cinética del coche se disminuye, acelerando su detención. Darle de lateral también es bueno, ya que ayudan a frenar.

El problema es como se nos presente el peor caso, y es embestir un guardarraíl justo por su origen y cuando no nace del suelo. Es el caso de este desafortunado conductor que ha visto su deportivo de más de 124.000 euros convertido en un simple “pincho”. Eso sí, tuvo la suerte de no formar parte de la receta por centímetros.
¿Cómo es posible, si hablamos de un coche moderno y seguro? Fácil, la parte del coche que colisionó, además de ir muy rápido respecto al guardarraíl , no fue capaz de soportar la tremenda presión que supuso tan poca superficie de contacto y encima afilada… como las lanzas estáticas del mundo antiguo.
Así que ya sabes, búscate la forma de NO chocar contra un guardarraíl de esa forma, es preferible chocar contra un camión parado o un objeto más grande , o volcar, o salirse de la calzada… cualquier cosa menos convertirte en un “pincho” de conductor.


Y no sólo hay que vigilar a los guardarraíles, cualquier objeto de poca superficie hay que mirarlo con cuidadito, como esta valla, que ha conseguido atravesar de lado a lado, y sin mucha dificultad, un duro todoterreno .
Memoriza esta fórmula, puede salvarte la vida: presión = fuerza / superficie

¿Alguna duda?