11/18/2009

Ford crea los cinturones de seguridad con airbag



Javier Costas

El fabricante norteamericano Ford ha terminado de desarrollar un innovador cinturón de seguridad pensado para las plazas traseras. Se trata de la combinación integral de airbag y cinturón de seguridad, como una forma de hacer más efectivos estos sistemas, pero a la vez menos lesivos.

Esto hay que aclararlo. En una colisión a 50 km/h el cinturón puede rompernos la clavícula y un par de costillas, pero darse contra el volante o salir por el cristal hace un poco más de daño. Al tener un airbag en el cinturón, la presión que se hace sobre el cuerpo humano es inferior, pero sujetando mejor.

En las plazas traseras no se suelen ver airbags. Lo normal es tener, si acaso, los de cortina, que protegen la cabeza. Algunos modelos tienen también airbags laterales en estas plazas, pero no protegen en caso de colisión frontal, sino en una lateral.


Será el año que viene, cuando lancen el nuevo Ford Explorer en Estados Unidos, cuando se plasme su primera aplicación práctica en un modelo de serie. El invento se irá extendiendo por otros modelos de la marca como en su día ocurrió con el airbag o el control electrónico de estabilidad (ESP).

Además, este cinturón permite que la cabeza no se mueva tanto, y se reduce así la posibilidad de daños cervicales. Las fuerzas de la colisión se reparten ahora sobre un área cinco veces más grande, lo cual reduce la presión, y eso se traduce en menos lesiones después del accidente y maximiza las posibilidades de supervivencia.

Según la NHTSA norteamericana, el porcentaje de ocupantes que usa el cinturón de seguridad en Estados Unidos es del 82% en las plazas delanteras y del 61% en las plazas traseras. Ford dice que sus probadores sintieron el cinturón más agradable y confortable en un 90%, y eso creen que ayudará a mejorar las estadísticas, al menos en sus coches.

El mecanismo pirotécnico irá alojado debajo del asiento. El airbag permanecerá inflado durante unos segundos después de la colisión, y luego se desinflará automáticamente. Se emplea un gas frío para que la expansión de la bolsa no produzca heridas en la piel, ni abrasiones. Es diferente a un airbag convencional.

Una centralita electrónica decide inmediatamente si es necesario desplegar la bola, y si es así, en 40 milisegundos ya se habrá desplegado. También resultará efectivo en caso de colisión lateral, pues el pasajero estará mejor ubicado para que la estructura de deformación programada sea más efectiva.

Fuente | Ford