7/17/2009

El mundo.es publica:

El personal de Enfermería del Servicio de Neonatología, Cuidados Medios y Cuidados Intensivos del Hospital Gregorio Marañón comunicó hace un año a la dirección del centro los graves problemas y las carencias que tenía la unidad: "Sentimos gran preocupación por la calidad asistencial y seguridad que podamos ofertar a nuestros pacientes y a sus familias".

En un documento al que ha tenido acceso elmundo.es, los profesionales de la unidad donde el lunes falleció el pequeño Rayan por una negligencia médica alertaban de la "disminución del personal de Enfermería cualificado en la Unidad de Neonatología" y de la "grave repercusión asistencial" que esto ocasionaba en el servicio.

Fimado por 67 profesionales, el escrito entró por registro el 30 de junio de 2008 e iba dirigido a la Jefa de Unidad de Cuidados Intensivos Neonatales y a la Jefa de Unidad de Enfermería de Cuidados Medios y con copia, entre otros, al gerente del hospital, Antonio Barba, al Comité de Empresa y a la directora de Enfermería.

Una de las preocupaciones que los trabajadores manifestaban ante la falta de personal era la "imposibilidad para la docencia Interna". Según exponían, "es absolutamente necesario que el personal de enfermería que cuida a los recién nacidos de esta unidad sea cualificado", sin embargo, "parece poco probable que con las condiciones laborales descritas (personal de gran movilidad y alta presión asistencial) las enfermeras dispongamos de unas condiciones mínimas para impartir dicha docencia", labor que consideran "esencial para poder asegurar unos cuidados de calidad".

Según ha podido saber elmundo.es, la enfermera que debía enseñar a la recién llegada tenía una experiencia de cinco días en la unidad de neonatos y la tercera compañera tan sólo había realizado dos suplencias en el servicio, una en Navidad y otra en Semana Santa.

Y despues de saber esto k se le caiga el pelo a quien se le tiene que caer......