6/07/2009

Muchos planes y poca evaluación de riesgos en los cuidados intensivos

Las unidades de cuidados intensivos son carne de cañón de riesgo sanitario, y, aunque cada vez se emprenden más estudios que permitan conocer la incidencia de eventos adversos y sus causas e incluso se adoptan medidas de mejora, el control de su cumplimiento y la evaluación de los resultados brillan por su ausencia.

Pilar Laguna. Murcia

Las cifras cantan. La probabilidad que tiene un paciente crítico de sufrir al menos un incidente mientras está ingresado en la UCI es del 62 por ciento, mientras que los incidentes sin daño (ISD) llegan al 45 por ciento, y los eventos adversos (EA) a 29 de cada cien ingresados. Son resultados de un estudio en el que han participado UCI de quince comunidades autónomas, en el que el 90 por ciento de los ISD y el 60 por ciento de los EA se consideraron sin duda evitables o simplemente evitables.

Los factores contribuyentes más frecuentes estuvieron relacionados con el profesional -estrés, falta de atención, de supervisión o de entrenamiento-, el paciente, las condiciones de trabajo (carga de trabajo y no adhesión a los protocolos) y la formación.

Estos datos forman parte del Proyecto Syrec (Seguridad y Riesgo del Enfermo Crítico), estudio multicéntrico observacional de corte prospectivo, realizado durante 24 horas en 72 UCI españolas y siete extranjeras por la Sociedad Española de Medicina Intensiva (Semicyuc) y el Ministerio de Sanidad.

Una de las coordinadoras del estudio, Paz Merino, jefa de servicio de la UCI del Hospital Can Misses, de Ibiza, ha presentado los resultados durante el XII Congreso de la Asociación Española de Gestión de Riesgos Sanitarios, celebrado en Murcia. En 24 horas se notificaron 1.424 incidentes en el manejo de 1.017 pacientes de todas las unidades participantes. El 66 por ciento fueron ISD, y el 34 por ciento, EA. Hasta el 74 por ciento de los incidentes se relacionaron con la medicación, equipos, cuidados, accesos vasculares y sondas, vía aérea y ventilación mecánica. No se informó a la familia o al paciente en el 93 por ciento de los ISD y en el 46 por ciento de los EA. "Todavía no estamos donde queremos llegar, pero tenemos un diagnóstico de la situación", dice Merino, subrayando que el reconocimiento de los profesionales de la posibilidad de evitar los incidentes es el primer paso para establecer medidas de mejora. "La alta declaración de incidentes prevenibles es un valor añadido en el estudio y creemos que haber involucrado a los profesionales en la declaración voluntaria ha fomentado la cultura de la responsabilidad sobre la de la culpa".

Bacteriemias

Otra iniciativa vigente en el Proyecto Bacteriemia Zero que impulsa el Ministerio de Sanidad para reducir las bacteriemias primarias o relacionadas con catéter en las UCI, cuya incidencia es de cuatro por cada mil días de inserción de catéter. Antonio Martínez Pellus, intensivista del Hospital Virgen de la Arrixaca, de Murcia, y coordinador del plan en la región, recalca que las medidas necesarias son tan sencillas que ni si quiera debería hablarse de ellas. "Es chocante que haya que insistir en el lavado de manos y en la asepsia del material. Eso denota la separación que hay entre el mundo oficial y el mundo real en seguridad del paciente". Martínez considera que se logrará eliminar el 40 por ciento de las bacteriemias y cree que una de las brechas del proyecto está en que no establece un sistema de verificación del cumplimiento de las medidas.

"Es muy importante producir trasformaciones en las personas, interviniendo en un proceso cuyo fondo es cultural", Mariano Martínez Fresneda, jefe de servicio del hospital murciano, que apela a la imprescindible evaluación utilizando indicadores basados en gráficos de control para evitar interpretaciones interesadas.

3 comentarios:

pipupa dijo...

Mientras no evaluemos, no sabremos si lo que estamos haciendo está bien hecho, mal hecho o regularmente hecho. Lo único que evaluan en nuestra uci, creo, son las úlceras por presión, y no siempre. Si hay alguna otra evaluación no lo sabemos, porque no sabemos los resultados de nada, ni tan siquiera de las UPP. Con lo cual, además de evaluar, debemos dar a conocer los resultados, al equipo evaluado. De esta forma, actuaremos en consecuencia.

kickcfree es... dijo...

Cuentanos lo que tú crees qu se debería cotrolar...y ponlo en un post pipupa...un abrazo.

pipupa dijo...

No quiero decir que no se estén haciendo mejoras para la calidad asistencial y la seguridad del paciente, que si se está fomentando. Quiero decir, que toda actuación enfermera llevada a cabo, necesita ser evaluada y estudiada su eficacia y eficiencia. Y posteriormente, al profesional de enfermería, que es el que cuida del paciente, se le debe notificar esa evaluación y las conclusiones que se derivan de ello.