4/02/2009

El cinturón de seguridad también es necesario en ciudad



Cuando podríamos pensar que una gran parte del trabajo en relación al cinturón de seguridad estaba hecho, un nuevo estudio llega y los datos nos quitan de golpe parte de la esperanza. El 40% de los fallecidos en accidente de tráfico en zona urbana no llevaba puesto el cinturón de seguridad.

El 20% de los muertos en accidente de tráfico fallecen en un entorno urbano. Trayectos que se caracterizan por su baja velocidad, por el menor nivel de alerta de los conductores o por el estrés que conllevan. También se trata de trayectos conocidos y realizados con frecuencia que crean en el conductor una falsa sensación de seguridad. Por último, y lo más importante es que en esos trayectos se descuida el uso de los cinturones de seguridad.


La tasa del 99% de uso del cinturón de seguridad se reduce al 90% en los asientos delanteros si hablamos del uso en ciudad, y lo que es peor, cae hasta el 70% en los asientos traseros. Una cifra muy baja, demasiado, y eso a pesar de que en los últimos años la cifra ha superado el pírrico 50%.

A 30 km/h, una velocidad de impacto típica en trayectos urbanos, el riesgo de lesiones, siempre que todos los ocupantes lleven el cinturón de seguridad, es realmente bajo. Un accidente a esa velocidad no sería problemático. El problema llega cuando alguno de los ocupantes del vehículo decide no usar el cinturón. En el caso del conductor, no utilizar el cinturón de seguridad puede provocar riesgos altos y consecuencias trágicas. En el caso de que el conductor lo utilizara y un pasajero en las plazas posteriores no, el efecto dominó provocaría que el conductor sufriera lesiones debido al impacto con ese ocupante, mientras que el pasajero tendría lesiones leves en casi todo el cuerpo.

Y todo lo anterior sin recordar que la multa por no llevar el cinturón de seguridad asciende a 150€ y 3 puntos más en el caso del conductor. El simple apego al dinero, y más en los tiempos que corren, debería ser una razón más para utilizar el cinturón, aunque la vida propia sea la única razón que deberíamos tener en cuenta.

Vía | RACE
Foto | Autoescuelasur