3/22/2009

Hipnosis, ¿¿¿¿¿tto en sobrepeso y tabaquismo??????


Corren tiempos difíciles referentes a los cánones de belleza que se intentan inculcar en la sociedad y que por desgracia cada vez la distorsionan más. Existen miles de dietas para alcanzar el sueño de muchas personas: El cuerpo perfecto. Pero, si existen miles de dietas, también existen miles de frustraciones, y esto, simplemente, no es debido a llevar o no llevar correctamente una dieta en cuestión, sino aprender a comer y sobre todo, saber qué condicionamientos nos llevan a comer de determinada manera. Cuando se deja una dieta, ese condicionamiento, por regla general, sigue estando ahí y por lo tanto, si no se pone remedio, se tenderá a recuperar el peso perdido. No por la dieta, sino, porque la forma de pensar del sujeto, sus condicionamientos, sus acciones… no han sido reetiquetados, sigue siendo la misma persona en este tema. Es por ello que lo primero que hay que cambiar es la forma de pensar y, como consecuencia, lo hará el cuerpo. De esta manera lograremos tener la figura deseada para siempre.

En la actualidad, una de las formas más seguras y revolucionarias clínicamente es, sin duda, la Hipnosis Clínica, que mediante el vehículo que nos brinda, se consigue reetiquetar toda una serie de conductas que hará que el paciente cambie por completo su relación con la comida, siendo algo placentero el comer de una manera sana y equilibrada.

¿Cómo funciona la Hipnosis Clínica en la Obesidad?

La terapia con hipnosis clínica para la obesidad o el sobrepeso, funciona induciendo un estímulo somatomorfo de saciedad ante cantidades cada vez más pequeñas de alimento, lo que produce evidentes reacciones fisiológicas:

La más evidente es la disminución del volumen del estómago, debido a ingestas de comida más pequeñas a través de una dieta hipocalórica que produce reacción de auto-consumo de la propia grasa.

Se acompaña también de aversiones a las comidas fuera del horario, y refuerzos positivos, lo que provocará que el paciente sometido a terapia para combatir el sobrepeso, sienta rechazo al tan extendido mal hábito de picar entre horas al mismo tiempo que se muestra cada vez más orgulloso de conseguir las metas que se propone.

También suele introducirse en la terapia una mejora del auto-control para evitar las compulsiones alimentarias (se comerá sólo cuando esté estipulado y las cantidades estipuladas) y elementos asociativos de evitación hacia los episodios de ansiedad (muy frecuentes en los tratamientos para adelgazar y que suponen la pulsión a comer cualquier cosa para calmar la ansiedad)

Así mismo se introducen elementos comportamentales que involucren la producción de dopamina y endorfinas asociados a una actividad saludable que suponga consumo calórico. Todos los condicionamientos suelen instalarse de forma estable en la conducta impidiendo el indeseado efecto yo-yo en el peso, que produce alteraciones cardiovasculares y pérdidas de la flexibilidad en la piel, dando origen a las estrías y zonas celulíticas de grasa localizada que envejecen la imagen del paciente.

Naturalmente la corrección de la distorsión cognitiva resulta esencial para evitar futuras recidivas en el trastorno perceptivo relacionado con la ingesta, evitando también de esta forma efectos yo-yo.

Este protocolo de intervención clínica baja hipnosis, está produciendo excelentes resultados en obesidades no tiroideas, observándose reducciones promedio de 5 kg. por mes de tejido adiposo en pacientes con una reacción adecuada a la terapia, controlándose con ayuda del especialista endocrino en el proceso adaptativo.

En general los pacientes con 2 o 3 meses de tratamientos suelen quedar bastante satisfechos de su reducción, observándose un importante incremento de la auto-estima, que la psique asocia a un estado de bienestar y estética relacionados con su nuevo peso y que se suma a condicionamientos operantes introducidos durante la terapia. Por tanto el resultado clínico es realmente satisfactorio.


Tabaquismo y la hipnosis clínica
El fumar es la causa más frecuente de las muertes que pueden evitarse. Según los últimos informes, cientos de miles de personas mueren anualmente de forma prematura debido al tabaco.

La nicotina, uno de los ingredientes principales del tabaco, (aunque un solo cigarro contiene más de 40.000 sustancias diferentes) es un poderoso estimulante. Al cabo de unos segundos de inhalar una bocanada de humo, el fumador recibe una poderosa dosis de este componente en el cerebro. Esto hace que las glándulas suprarrenales viertan en la sangre grandes dosis de adrenalina, lo cual acelera el ritmo cardiaco y aumenta la presión sanguínea. De esta manera el fumador siente la necesidad de fumar por los valores estimulantes o sedativos que le produce.

Abandonar el hábito de fumar no es tarea fácil ya que este hecho conlleva al llamado síndrome de abstinencia con una serie de síntomas característicos.

En la actualidad existen diferentes sistemas para intentar dejar de fumar, entre ellos los parches y chicles de nicotina que poco a poco van reduciendo las dosis de nicotina suministrada así como la dependencia.

Uno de los métodos más efectivos que se están extendiendo en la lucha contra el tabaquismo es, sobre todo por su rapidez y su tremendo éxito, la intervención mediante Hipnosis Clínica. A través de la Hipnosis, el Hipnoterapeuta, mediante un examen previo, averiguará las razones por las que fuma y, basándose en esas motivaciones, procederá a intervenir al paciente mediante un protocolo de hipnosis que hará que el fumador, en muy pocas sesiones, deje de fumar permanentemente y para siempre de forma rápida y fácil evitando casi en su totalidad el síndrome de abstinencia.