2/25/2009

Todos los servicios de seguridad y emergencias buscando...



Efectivos locales en la búsqueda de Marta.
Algunos efectivos del cuerpo de Bomberos de Dos Hermanas han participado voluntariamente en las labores de búsqueda de la joven sevillana Marta del Castillo. Su trabajo ha consistido en inspeccionar colectores y pozos además de rastrear los márgenes del río Guadalquivir.
---------------------------------------------------------------------
Hasta el momento, las labores de búsqueda venían divididas en un total de siete sectores comprendidos entre el puente de Camas y la desembocadura del Guadalquivir, pero finalmente «por cuestiones operativas», el último tramo —donde se ubican Servicio Marítimo y Guardia Civil— se ha tenido que distribuir en dos zonas nuevas al tratarse de un sector «muy amplio» en recorrido y que era necesario, a juicio de Piedrabuena, parcelar. A las nueve zonas de búsqueda por tierra se unen diez por aire a través de dos helicópteros de Policía Nacional y de la Guardia Civil. Trabajan en la zona un total de 218 efectivos. En los sectores uno y dos hay personal de la Unidad Militar de Emergencia; en los sectores tres y cuatro se encuentran efectivos de Bomberos de Sevilla; en el sector cinco y siete hay personal del Grupo Especial de Actividades Subacuáticas (GEAS) de la Guardia Civil; en el sector seis opera el Grupo Especial de Operaciones (GEO) y de los Grupos Operativos Especiales de Seguridad (GOES); efectivos de la Unidad Adscrita de la Policía Nacional de la Junta de Andalucía trabajan en la zona ocho; y embarcaciones del Servicio Marítimo realizan sus trabajos en el sector nueve.
Los máximos responsables de la búsqueda de Marta del Castillo continúan comprobando igualmente las numerosas informaciones recibidas por parte de los ciudadanos que han creído ver objetos o cuerpos en el río, pero sin resultados positivos hasta el momento. De hecho, son muchas las entidades privadas las que siguen haciendo sus ofrecimientos para colaborar bien con motos acuáticas o embarcaciones particulares, aunque el comisario insiste en que, por ahora, no es necesaria su participación.
-------------------------------------------------------------------
Undécimo día de búsqueda y ni una sola pista que confirme que el cuerpo de Marta de Castillo esté en el río. Pero tampoco hay datos en contra. De hecho, se mantienen en el 99 por ciento las posibilidades de que se encuentre en el Guadalquivir, tal y como sostuvo ayer, una vez más, el delegado del Gobierno, Juan José López Garzón, y por ello la búsqueda continúa sobre el río, e incluso se intensifica. Por ahora «no hay ninguna hipótesis» de que los esfuerzos se puedan orientar a otra zona, aseguró.
Aunque ya se había anunciado que se iba a ampliar el campo de búsqueda hasta la presa de Alcalá del Río, teniendo en cuenta el posible movimiento que pudo realizar el cuerpo en función de las mareas, ahora ya se ha comenzado a trabajar en esa dirección, denominada «área P», lo que supone una extensión de búsqueda de veinte kilómetros río arriba. Con ésta son ya diez las áreas sobre las que trabajan los distintos cuerpos de seguridad del Estado.
Y lo seguirán haciendo hasta que se encuentre el cuerpo, o bien hasta que «los expertos estén convencidos de que todo lo que había que hacer está hecho», explicó Garzón.
Concretamente, en la denominada «área P» ya se está desarrollando una nueva técnica de trabajo en la que se utilizan «señuelos», similares en dimensiones y peso a la joven, que son lanzados en el punto donde se supone que cayó el cadáver, para recrear así los movimientos que realizan las mareas sobre el caudal del río.
Hasta ahora, los comportamientos del Guadalquivir se habían estudiado a partir de los movimientos realizados por los distintos animales muertos encontrados, que se iban desplazando de un sitio a otro en función de las mareas.
El delegado no ha cuantificado el coste del operativo porque sus objetivos —encontrar el cuerpo para que la familia descanse «si es posible», y poner todas las pruebas a disposición de la Justicia, para lo que es fundamental encontar el cadáver— «lo justifican todo».