1/10/2009

Enfermería y hemofiltración


Arantón Areosa L., Rumbo Prieto J.M.,
Campos Manivesa J.M., Paredes Paredes M.L.,
Veiga Sandomingo M.D.

Complejo Hospitalario Arquitecto Marcide, Novoa Santos,
Ferrol, A Coruña, España.

Este trabajo ha sido publicado en el 3º Congreso Internacional de Cardiología por Internet y está accesible desde su pagina web.

Por cierto, el acceso donde se puede encontrar el articulo original es:

http://www.fac.org.ar/tcvc/llave/tl300/tl300.htm

RESUMEN
Introducción: La planificación y administración de cuidados de enfermería en el paciente ingresado en la UCI, viene condicionada por su situación crítica, inestabilidad y compromiso vital. Entre otras técnicas, la Hemofiltración, implica gran dedicación de enfermería y situaciones difíciles a las que debemos responder con la rapidez y destreza adecuadas.
Objetivo: Establecer un protocolo de actuación y un programa específico de actualización en la técnica y cuidados a administrar al paciente con Hemofiltración Continua en UCI, que posibilite mayor seguridad al trabajador, contribuyendo a mejorar la calidad asistencial.
Material y método:
1ª FASE: Se programan e imparten tres cursos de actualización en depuración extrarenal, (especialmente en Hemofiltración).
2ª FASE: Se elabora protocolo de preparación y puesta en marcha del Hemofiltrador HP Médica 3000 (utilizado en nuestra UCI).
3ª FASE: Se imparten cursos de actualización de cuidados y manejo de problemas de enfermería más frecuentes. Se incluye la puesta en práctica del protocolo como entrenamiento y simulación de situaciones clínicas posibles.
Resultados: 1ª Fase: asisten 6 enfermeras (50%).
2ª Fase: se elabora el protocolo (Supervisor y dos enfermeras).
3ª Fase: se realizan 32 acciones formativas, impartidas por el supervisor de la UCI, en horario laboral y turno de mañana.
Todo el personal ha realizado el curso completo al menos tres veces a lo largo del año, lo que se ha podido certificar mediante diploma acreditativo de Formación Continua.
Conclusiones: Las acciones formativas, han contribuido a actualizar conocimientos y proporcionado entrenamiento en hemofiltración, lo que ha mejorado la capacitación profesional y la optimización de los cuidados.
La acreditación y certificación (Diploma) de la actividad formativa se ha revelado como uno de los aspectos mejor valorados por el personal, junto con la aplicabilidad de los conocimientos adquiridos, lo que contribuirá sin duda a mejorar y garantizar la calidad asistencial.



INTRODUCCION
La planificación y administración de cuidados de enfermería en el paciente ingresado en la UCI, viene determinada y condicionada por su situación crítica, inestabilidad y compromiso vital. Aspectos a destacar serán la vigilancia del paciente y la realización de múltiples técnicas. Entre ellas, la Hemofiltración, implica gran dedicación de tiempo de enfermería y supone la posibilidad de que se den múltiples situaciones difíciles a las que debemos responder con la rapidez y destreza adecuadas. Es una técnica que por poco habitual y por requerir equipos y maquinaria específicos, conlleva una enorme sensación de inseguridad en el personal de enfermería (miedo a olvidarse de aspectos importantes) y supone en la práctica una mayor posibilidad de que aparezcan problemas a los que será más difícil responder con la rapidez y destreza adecuadas, lo que puede determinar una mayor frecuencia de obstrucción del equipo y por tanto de necesidad de sustitución del mismo, con la consiguiente sobrecarga del personal de enfermería y disminución de la efectividad de la técnica utilizada.


Esquema de Hemofiltración
El fallo renal agudo se desarrolla entre el 10-23% de los pacientes ingresados en Cuidados Intensivos, con una mortalidad que oscila entre el 50-90%. El tratamiento se basa en las técnicas de depuración extrarrenal, ya sea en forma intermitente o continua, aunque parece que en enfermos hemodinamicamente inestables, la terapia continua presenta mejor tolerancia.

Las Técnicas de Reemplazo Renal Continuo han supuesto un paso adelante en el manejo del paciente crítico con Fracaso Renal Agudo, desde su descripción en 1977 por Kramer y colaboradores. La Hemofiltración continua es la técnica continua de reemplazo renal más usada en las Unidades de Cuidados Intensivos (UCIs) en España (79.6 %) [8]. Suele ser útil en cualquiera de las indicaciones de sustitución renal en intensivos (Fracaso Renal Agudo, hiperkalemia, intoxicaciones, sobrecarga de volumen, etc).

La Hemodiafiltración Continua, es la combinación de la dialisis y la hemofiltración. Es la técnica usada en segundo lugar (68%), y consiste en una hemodiálisis continua donde usamos un filtro con una membrana de alta permeabilidad, por tanto conseguimos eliminar también moléculas de elevado peso molecular. La alta tasa de ultrafiltración generada en estas membranas hace necesaria la reposición para conseguir un adecuado balance de fluidos.


Esquema de Cebado
OBJETIVOS
Establecer un protocolo de actuación y un programa específico de actualización en la técnica y cuidados a administrar al paciente con Hemofiltración continua en UCI, que posibilite mayor seguridad al trabajador, contribuyendo a garantizar la calidad asistencial.

MATERIAL Y METODO
El desarrollo del programa se establece en tres fases:

1ª FASE: Se programan e imparten tres cursos teórico-prácticos de Actualización en Técnicas de Depuración Extrarrenal, incidiendo especialmente en la terapia de Hemofiltración con el Hemofiltrador HP Médica 3000, por ser este aparato, del que disponemos en nuestra UCI.


Hemofiltrador
2ª FASE: Se forma un grupo de trabajo, que a través de la búsqueda de consenso dentro del grupo nominal, elabora un protocolo de preparación y puesta en marcha del Hemofiltrador HP Médica 3000, fases en las que el personal de la UCI, refiere encontrarse frecuentemente con dificultades.

3ª FASE: Se imparten cursos de actualización de cuidados y manejo de problemas de enfermería más frecuentes. Se incluye la puesta en práctica del protocolo antes descrito, de forma que sirva de entrenamiento a todo el personal en la utilización y manejo del equipo, con simulación de situaciones clínicas posibles.

RESULTADOS
En la primera fase asisten 6 enfermeras a los citados cursos, lo que supone un 50% de las enfermeras de la UCI.

En la segunda fase, el grupo de trabajo formado por el Supervisor y dos de las enfermeras que han asistido a los cursos citados en la fase anterior, elaboran el protocolo de actuación "Protocolo de Hemofiltración para Enfermería", que es validado por el resto de enfermeras asistentes a los cursos. El grupo de trabajo adopta la técnica de grupo nominal y la búsqueda de consenso dentro del mismo, para definir un protocolo que garantice que todos hagamos lo mismo y de la misma forma, intentando de esta forma minimizar la variabilidad en el manejo de la situación.

En la tercera fase, se realizan 32 acciones formativas, impartidas por el supervisor de la UCI, en el propio servicio, en horario laboral, en turno de mañana y aprovechando momentos de baja carga asistencial, para facilitar el acceso del personal. En algunos casos hubo de interrumpirse la sesión formativa por imperativos asistenciales, en cuyo caso no se contabilizó a efectos reales, salvo que se pudiera proseguir posteriormente. El contenido de dichas acciones formativas es teórico-práctico, incidiendo especialmente en el manejo de situaciones difíciles y de los posibles problemas que pueden surgir al administrar los cuidados de enfermería, en el manejo de la máquina de Hemofiltración y los derivados de la propia técnica. La parte práctica se aborda por equipos, formados por una enfermera y una auxiliar de enfermería (ya que ésta es la forma habitual de trabajo en nuestra UCI); y cada equipo es supervisado por el monitor del curso, desarrollando en modo simulado las situaciones y complicaciones que pueden producir en el trabajo real, lo que proporciona un entrenamiento real al personal y le permite desarrollar habilidades de respuesta ante situaciones difíciles o de posible emergencia. Este método permite además evaluar directamente el aprovechamiento del curso impartido, aclarando sobre la marcha posibles dudas y corrigiendo aquellos aspectos que no se adecuen al protocolo establecido.

Prácticamente todas las enfermeras y auxiliares han realizado el curso completo, al menos, tres veces a lo largo del año, incorporándose a un registro de asistencia, duración y contenidos, lo que ha derivado en que se ha podido certificar la asistencia, (mediante diploma acreditativo, de la Unidad de Formación Continuada) al curso: "Actualización de conocimientos sobre Hemofiltración en UCI" a todos los asistentes en función del número de horas que cada uno haya asistido.

DISCUSION
La realización de este tipo de prácticas requiere por una parte, de disponibilidad horaria, tanto por parte del monitor como del equipo de enfermería y por otra de recursos materiales importantes (máquina hemofiltradora, equipos de hemofiltración específicos para la máquina, filtros de hemofiltración, sistemas de infusión, soluciones de infusión y diverso material de uso habitual como gasas o pinzas.

Ambos aspectos implican un coste económico real, que en todo caso consideramos ha sido mínimo, pues el material se ha ido reciclando (siempre que ha sido posible), para las distintas prácticas realizadas y los cursos se han ido impartiendo, aprovechando el tiempo libre que la carga asistencial de la UCI nos ha permitido. Además al ser el propio personal quién gestiona su tiempo, se consigue una importante optimización de recursos humanos, sin descuidar en ningún momento, la actividad asistencial.

CONCLUSIONES
A través de estas acciones formativas, se han actualizado conocimientos y proporcionado entrenamiento en hemofiltración al personal de UCI, familiarizándole con esta técnica, lo que repercute directamente en una menor percepción de problemas, además de reducir considerablemente, el tiempo necesario para el montaje, puesta en marcha del hemofiltrador e instauración de la técnica, mejorando la capacitación profesional para la optimización de los cuidados.

La acreditación y certificación (Diploma de la Unidad de Formación continuada) de la actividad formativa, se ha revelado como uno de los aspectos mejor valorados por el personal, junto con la aplicabilidad de los conocimientos adquiridos.

Por todo ello proponemos la realización de este tipo de actividades (sesiones formativas de enfermería intraunidad), como mecanismo de mejora continua de los cuidados y de optimización del tiempo y recursos de enfermería, lo que contribuirá sin duda a mejorar y garantizar la calidad asistencial de enfermería.

2 comentarios:

Luis Arantón dijo...

Estimado Kike (creo que ese es tu nombre); Mi nombre es Luis Arantón, uno de los autores del artículo que publicas íntegro en este post.

En principio, el hecho de que refieras el artículo (o lo transcribas integramente, como haces) no me parece mal en sí mismo, pues considero que cuando publicamos un trabajo, lo hacemos precisamente para compartir nuestras experiencias (incluso sería una manera más de darle difusión al trabajo); sin embargo me sorprende enormemente que no hagas ningún tipo de referencia a la fuente (este trabajo ha sido publicado en el 3º Congreso Internacional de Cardiología por Internet y está accesible desde su pagina web).

Igual es que te han autorizado desde la FAC (Federación Argentina de Cardiología), que es quien organiza dichos congresos; a mi desde luego nadie me ha solicitado ningún tipo de permiso, que insisto, tampoco es imprescindible... aunque no citar la fuente si que me parece cuando menos, de mal gusto.

Soy un firme defensor de la libre difusión de información por internet, pero también de RESPETAR y CITAR las fuentes (curiosamente en los otros 2 trabajos relacionados si las citas).

Por cierto, el acceso donde se puede encontrar el articulo original es:

http://www.fac.org.ar/tcvc/llave/tl300/tl300.htm

Luis Arantón dijo...

Gracias por incorporar la fuente y el link original.