12/30/2008

El Defensor del Paciente lanza duras críticas contra el Sescam.


La Asociación El Defensor del Paciente ha recibido este año 12.276 denuncias de casos de negligencias médicas, 562 de ellos procedentes de Castilla-La Mancha. El número de denuncias es 346 menor que el del año pasado y en 508 casos hubo fallecimiento del enfermo, nueve menos que en 2007.
En su memoria anual, El Defensor no ha ahorrado en críticas hacia el Sistema Público de Salud de Castilla-La Mancha (Sescam) a pesar de que las denuncias en su contra han descendido.
Esta organización ha registrado 562 reclamaciones de pacientes, de las que 80 pertenecen a la provincia de Albacete. Además, sitúa al Complejo Hospitalario Universitario entre los tres más denunciados de la región, al tiempo que advierte de que los servicios con mayores problemas son los de Traumatología y Ginecología.
El Defensor del Paciente reconoce que Castilla-La Mancha ha registrado cien reclamaciones menos este año, pero lanza acusaciones tan graves como la falta de sanitarios en el transporte o el estancamiento de las listas de espera. Llega a citar casos concretos de Albacete e insiste en que 170.000 pacientes de la región se encuentran en demora quirúrgica. La asociación admite que la sanidad castellanomanchega ha crecido en infraestructuras y desarrollo, pero denuncia situaciones que tilda de «tercermundistas», como que hay pueblos que están a una hora del centro sanitario más cercano y ambulancias sin médico y sin dotación.
Una vez analizadas las denuncias y reclamaciones de los usuarios, el Defensor del Paciente llega a la conclusión de que hospitales como los de Villarrobledo o Tomelloso han resultado ser «un rotundo fracaso en actividad médica».

Esta organización reivindica más plazas para los médicos internos residentes (MIR), al tiempo que denuncia que la media de espera quirúrgica se sitúa en 62 días, cifra similar a la del año anterior. Asimismo, advierte al Sescam de que la falta de especialistas «origina circunstancias en las que la espera puede ocasionar secuelas irreversibles».
Dentro de su balance, el Defensor del Paciente coincide con la Asociación de Pediatría al recordarle al Sescam que los médicos de familia no son los sanitarios preparados para asumir la atención a la infancia. También llama la atención sobre la contratación de médicos extranjeros, alegando que, al estar peor formados que los facultativos españoles, «se están perjudicando las garantías de calidad asistencial».

Para el Defensor del Paciente «la guinda de este déficit habría que colocarla en el servicio de emergencias 112 del Sescam, donde desde hace poco las ambulancias acuden sólo con el conductor (...) eliminando de este modo al médico y al enfermero».¿A QUE SE REFIERE CON ESTO?, SI EL CCU DECIDE ENVIAR UNA UVI MOVIL LO HACE Y SI EL RECURSO ES AMBULANCIA ,ASI LO HACE, NO VEO A QUE SE REFIEREN... Esta circunstancia le parece intolerables hasta tal punto que la asociación «la ha puesto en manos de la Fiscalía».

Entre tanta crítica, la Asociación califica «como muy positivo» el cambio de consejero, ya que considera a Fernando Lamata una persona «más humilde, coherente y comedida que Sabrido en todos los aspectos».

La memoria también expone que de los 508 casos de personas fallecidas por presunta negligencia médica, las denuncias más habituales fueron por mala praxis, como intervenciones mal realizadas o altas precipitadas, pero en la mayoría de ellos el origen fue un error de diagnóstico, sobre todo en urgencias.

La presidenta de la Asociación, Carmen Flores, quiso aclarar ayer que la reducción del número de reclamaciones no significa que el sistema sanitario haya experimentado un cambio a mejor y matizó que prueba «inequívoca» de esto es «la gravedad de las negligencias» registradas. En su opinión, la realidad es que «la Sanidad española está muy deteriorada por mucho que el ministro y los consejeros de Salud digan todo lo contrario» en sus comparecencias públicas. Listas de espera «bochornosas, manipuladas y sin datos reales» son algunas de las deficiencias.